La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, pidió el martes a otros países que defiendan la integridad territorial y la libertad de navegación en el Mar de China Meridional, que China ha puesto a prueba, y dijo que Washington hará presión internacional contra el “comportamiento irresponsable” en las aguas disputadas.

Harris no mencionó a China por su nombre pero hizo una referencia evidente al país cuando subrayó el apoyo de Washington a su aliada Filipinas “ante la intimidación y la coacción en el Mar de China Meridional”.

La vicepresidenta ofreció sus declaraciones a bordo de una patrullera guardacostas atracada en Puerto Princesa, en la provincia insular occidental de Palawan, al borde de las aguas en disputa. La simbólica visita era el último tramo de su viaje de dos días, que el lunes incluyó una reunión en Manila con el presidente, Ferninand Marcos Jr.

Harris mencionó la importancia de la región para Estados Unidos y la comunidad internacional y pidió un esfuerzo amplio para defender el comercio sin trabas y la libertad de navegación y sobrevuelo en aguas disputadas.

“Debemos defender principios como el respeto a la soberanía y la integridad territorial, el comercio legítimo sin trabas, la resolución pacífica de disputas”, dijo Harris.

“Seguiremos movilizando a nuestros aliados y socios contra el comportamiento ilegal e irresponsable”, afirmó. “Cuando el orden internacional basado en normas se ve amenazado en un lugar, se ve amenazado en todas partes”.

Nueva confrontación

Una nueva confrontación surgió en el paso marítimo antes de la llegada de Harris, cuando la Marina de Filipinas denunció que un guardacostas chino se incautó por la fuerza fragmentos de un cohete chino que marineros filipinos remolcaban hacia su territorio.

Los viejos conflictos territoriales entre China, Filipinas, Vietnam, Malasia, Taiwán y Brunéi influyen en la rivalidad entre Estados Unidos y Beijing en la región.

En conversaciones el lunes con el presidente Ferdinand Marcos Jr. en Manila, Harris reafirmó el compromiso de Washington de defender a Filipinas bajo el Tratado de Defensa Mutuo de 1951, que obliga a los aliados a ayudarse en caso de que cualquiera de las partes sea atacada.

“Un ataque armado a las fuerzas armadas, embarcaciones civiles o aviones de Filipinas en el Mar de la China Meridional, invocaría los compromisos de defensa mutua”, dijo Harris a Marcos Jr.

Marcos Jr. agradeció a Harris, afirmando que con los problemas en la región y otros lugares “esta cooperación se hace más importante”.

En la ciudad de Puerto Princesa, en Palawan, Harris visitó una pequeña comunidad pesquera llamada Tagburos y conversó con los residentes sobre el impacto de la pesca ilegal en su modo de vida y promoverá la pesca responsable.

La guardia costera filipina invitó a Harris a uno de sus mayores barcos patrulleros, el BRP Teresa Magbuana, en Puerto Princesa, donde la vicepresidenta pronunció un discurso acerca de la importancia de las leyes internacionales, la libertad de navegación y el comercio sin restricciones en el Mar de la China Meridional.

Harris anunció además una ayuda adicional de 7.500 millones de dólares para las agencias marítimas filipinas para que puedan ampliar su capacidad de lucha contra la pesca ilegal, vigilancia y operaciones de búsqueda y rescate, incluso en el Mar de la China Meridional, dijo un comunicado de su oficina.

La guardia costera filipina recibirá además ayuda de EEUU para actualizar su sistema de manejo de tráfico marítimo para mejor seguridad en los mares.

Filipinas está ahora recibiendo datos de vigilancia en tiempo real para poder detectar y contrarrestar actividades ilícitas en el mar, bajo un proyecto del Diálogo de Seguridad Cuadrilateral, bloque estratégico informal entre Estados Unidos, Japón, Australia y la India, según la oficina de Harris.

[Con información de The Associated Press]

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here