MANAGUA – La vicepresidenta y primera dama de Nicaragua, Rosario Murillo, se hizo eco del reciente discurso emitido por el presidente Daniel Ortega y pidió a la comunidad internacional «respeto» para el proceso electoral que se vive en el país y que culminará el 7 de noviembre con la elección de un presidente, vicepresidente y diputados ante la Asamblea Nacional.

Durante sus acostumbrados discursos informativos, Murillo que también es coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, ha dedicado tiempo a los opositores y a la comunidad internacional advirtiendo que el gobierno no permitirá «que les arrebaten sus derechos».

“Respeto que es lo que reclamamos al mundo, no interferencia, no pretender regir los destinos de otras naciones, de otros pueblos, no pretender erigirse en quienes deciden por injerencia el destino de nuestra patria», dijo la vicemandataria respecto al momento histórico que vive el país.

En sus intervenciones, la vicepresidenta también dedica tiempo para atacar a los opositores, especialmente a quienes trabajan en la búsqueda de un candidato para la silla presidencial.

«En estos tiempos nuestro derecho supremo no lo puede violentar nadie, ni los ungidos, un montón de ungidos andan por ahí, ¿ungidos por quién? ni siquiera su trayectoria de vida los defiende, ni los hace ponerse de pie, agachados son y vendepatrias son», recalcó.

La vicepresidenta ha calificado a los opositores de «minúsculos, terroristas, vandálicos».

Además le ha dicho «vampiros que reclaman sangre, puchos diabólicos, fuerzas diabólicas y tenebrosas, seres satánicos», entre muchos otros calificativos.

Según un experto en el campo del discurso, cuya identidad prefiere resguardar por temor a represalias, la dinámica de la vicepresidenta dice mucho de la polarización que se vive en un país sumido en una grave crisis sociopolítica desde abril de 2018.

En el esquema represor de un gobierno que ha sido señalado de crímenes de lesa humanidad por organismos internacionales de derechos humanos, el discurso de la vicepresidenta Murillo cae, -según expertos en la materia-, dentro de las distintas categorías del espectro de discurso de odio.

Socióloga María Teresa Blandón
Socióloga María Teresa Blandón. [Foto: Daliana Ocaña, VOA]

Por su parte, la socióloga  María Teresa Blandón, califica el discurso de Murillo como «temoroso y defensivo».

«Daniel Ortega y Rosario Murillo tienen miedo de que la oposición pueda ponerse de acuerdo para lanzar una candidatura unitaria porque saben que eso sería la crónica de una derrota anunciada, ese es un discurso para sus bases, para exacerbar los ánimos», dijo la experta a la Voz de América.

Para Blandón se trata de una estrategia para incentivar a sus seguidores: «Lo que tampoco tiene mucho sentido, porque han tenido un techo histórico que lejos de crecer en estas circunstancias ha decrecido significativamente, porque lo que no tiene ningún impacto en los esfuerzos que debe hacer la oposición para tener una propuesta de consenso».

La comunidad internacional y la nación centroamericana observan el proceso electoral en Nicaragua con la esperanza de que sea una salida a la crisis social y política que por más de dos años ha vivido el país, sin embargo, el gobierno sandinista ha dejado clara su intención de retener el poder.

Este 2021 el presidente Ortega cumple 14 años en la presidencia y en el proceso electoral de este año buscará su tercera reelección con lo que sumaría cinco años más en frente del país.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here