Las autoridades ucranianas han comenzado a evacuar a los civiles de las secciones recientemente liberadas de las regiones de Jersón y Mykolaiv, por temor a que la falta de calefacción, electricidad y agua debido a los bombardeos rusos haga que las condiciones de vida sean demasiado difíciles este invierno.

La Organización Mundial de la Salud estuvo de acuerdo, advirtiendo que millones se enfrentan a un invierno “potencialmente mortal” en Ucrania.

Las autoridades instaron a los residentes de las dos regiones del sur, que las fuerzas rusas han estado bombardeando durante meses, a trasladarse a zonas más seguras en el centro y el oeste del país. La viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, dijo el lunes que el gobierno les proporcionará transporte, alojamiento y atención médica, con prioridad para las mujeres con niños, los enfermos y los ancianos.

Vereshchuk pidió el mes pasado a los ciudadanos que ahora viven en el extranjero que no regresen a Ucrania durante el invierno para ahorrar energía. Otros funcionarios han sugerido que los residentes en Kiev o en otros lugares que tengan los recursos para salir de Ucrania durante unos meses deberían hacerlo, para ahorrar energía para los hospitales y otras instalaciones clave.

ARCHIVO - Un perro con un collar iluminado camina por una calle durante un apagón en Kiev, Ucrania, el miércoles 16 de noviembre de 2022.
ARCHIVO – Un perro con un collar iluminado camina por una calle durante un apagón en Kiev, Ucrania, el miércoles 16 de noviembre de 2022.

La OMS emitió una escalofriante advertencia el lunes sobre el impacto humano de la crisis energética en Ucrania.

“Este invierno pondrá en peligro la vida de millones de personas en Ucrania”, dijo el director regional de la OMS para Europa, el Dr. Hans Henri P. Kluge. “Los ataques a la infraestructura de salud y energía significan que cientos de hospitales e instalaciones de atención médica ya no están en pleno funcionamiento y carecen de combustible, agua y electricidad”.

Advirtió sobre los riesgos para la salud, como problemas respiratorios y cardiovasculares, de las personas que intentan calentarse quemando carbón o madera y usando generadores diesel y calentadores eléctricos.

Las evacuaciones se llevan a cabo más de una semana después de que Ucrania recuperara la ciudad de Jérson, en la orilla occidental del río Dnieper, y las áreas circundantes en una importante victoria en el campo de batalla. Desde entonces, al acercarse el invierno, tanto los residentes como las autoridades se están dando cuenta de cuánta energía y otras infraestructuras dañaron o destruyeron los rusos antes de retirarse.

Ucrania es conocida por su brutal clima invernal, y la nieve ya ha cubierto Kiev, la capital y otras partes del país.

Las fuerzas rusas están fortaleciendo sus líneas de defensa a lo largo de la orilla oriental del río Dniéper, por temor a que las fuerzas ucranianas se adentren más en la región. En las semanas previas a la exitosa contraofensiva de Ucrania, las autoridades instaladas por Rusia reubicaron a decenas de miles de residentes de la ciudad de Jérson en áreas controladas por Rusia.

[Con información de The Associated Press]

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here