SAN FRANCISCO – Mientras los votantes de Estados Unidos esperan saber quién será el próximo presidente, Twitter, Facebook, Google y otras empresas de Internet estarán ocupadas haciendo otra cosa: monitorear sus sitios y decidir si es preciso y cuándo detener la propagación de información errónea.

Después de las elecciones estadounidenses de 2016, en las que las empresas de Internet fueron criticadas por permitir que personas patrocinados por extranjeros usaran sus redes para difundir información errónea, prometieron tomar medidas para proteger mejor sus sitios.

Una vez que golpeó la pandemia de coronavirus, las empresas comenzaron a abordar más directamente la información errónea relacionada con la crisis de salud, explican los observadores, y recurrieron a formas más automatizadas de moderar el contenido, como la inteligencia artificial.

Esas prácticas se han trasladado a los esfuerzos para abordar la información errónea en torno a las elecciones, dijo Spandana Singh, analista de políticas del Open Technology Institute de New America.

«Varias de las políticas y prácticas que adoptaron para las elecciones estadounidenses se basaron en gran medida en su respuesta al COVID-19», dijo. Ahora que han mostrado una mayor disposición para abordar la información errónea, las empresas de tecnología están caminando sobre la cuerda floja: tomar medidas para evitar que la información errónea sobre las elecciones se difunda o permitir que las personas se expresen, ya sea compartiendo verdades o falsedades.

¿Están preparados?

Singh dijo que las compañías de Internet abordan la moderación de contenido ahora de una manera más matizada, más allá de simplemente eliminar contenido dañino o engañoso.

Están etiquetando algún contenido que es cuestionable y, en algunos casos, «degradan el contenido algorítmicamente», dijo.

Pero es imposible saber qué tan preparados están para el día de las elecciones, dijo.

«Debido a que no brindan mucha transparencia y responsabilidad en torno a sus esfuerzos y el impacto que tienen estos esfuerzos, es realmente difícil entender si realmente están listos», dijo.

Twitter ha comenzado a etiquetar algunos tweets objetivamente cuestionables sobre temas electorales para brindar a las personas una forma de encontrar información creíble y ha dicho que no se permitirá a los candidatos afirmar que ganaron las elecciones antes de un resultado declarado.

FILE PHOTO: The Twitter App loads on an iPhone in this illustration photograph taken in Los Angeles, California, U.S., July 22,…
La aplicación de Twitter se carga en un iPhone en esta fotografía ilustrada tomada en Los Ángeles, California, EE. UU., 22 de julio de 2019. [Foto: Reuters]

Facebook dijo que podría recurrir a sus llamadas «opciones de ruptura de cristales».

Lo que eso significa exactamente, la compañía no lo ha dicho. Pero el Wall Street Journal informó que la empresa podría recurrir a medidas tomadas en Sri Lanka y Myanmar, como posiblemente desactivar hashtags relacionados con información falsa sobre resultados electorales o suprimir publicaciones virales que difunden mensajes de violencia o noticias falsas.

«Este ciclo electoral es un campo de prueba realmente bueno para una serie de nuevas políticas y prácticas», dijo Singh. «Si fueran efectivos, definitivamente creo que se implementarán a nivel mundial».

Un problema con la desinformación en línea es que puede extenderse mucho antes de que los sitios de Internet, que también son sensibles a las afirmaciones de que están suprimiendo ciertos puntos de vista, decidan actuar, dijo Shannon McGregor, profesora asistente en la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill.

«Me preocupa si romperán el cristal tan rápido como sea necesario, dependiendo de lo que esté sucediendo en nuestro período postelectoral», dijo.

Si bien los votantes estadounidenses trazan el rumbo futuro de la nación, este día de elecciones es otro caso de prueba de si las redes sociales ayudan o perjudican el proceso democrático.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here