Rusia lanzó misiles balísticos y de crucero y drones de tipo Shahed contra seis regiones de Ucrania el miércoles por la mañana, según las autoridades. Cinco civiles murieron y había una mujer embarazada entre los 25 heridos.

Los proyectiles golpearon al menos tres grandes ciudades, incluida la capital, Kiev, donde el jefe diplomático de la Unión Europea, Josep Borrell, mantenía reuniones sobre ayuda militar y apoyo financiero para Ucrania. Dijo que había comenzado la jornada en un refugio antiaéreo, algo que describió como parte de la “realidad cotidiana” de Ucrania tras casi dos años de guerra.

La ayuda occidental se necesita con desesperación en Ucrania, que sufre escasez de munición y personal. Parte del financiamiento extranjero de corto plazo está en duda, ya que el esfuerzo más reciente para alcanzar un acuerdo sobre la ayuda en el Senado de Estados Unidos se desmoronó el martes.

Aunque los casi 1.500 kilómetros (900 millas) del frente apenas se han movido en los últimos meses, las fuerzas del Kremlin tienen ventaja en cuanto a reservas de misiles y munición de artillería para ataques de largo alcance.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, dijo el mes pasado que las prioridades de Kiev eran defensas antiaéreas y sistemas de guerra electrónica.

Las fuerzas armadas ucranianas dijeron haber interceptado 44 drones y misiles de los 64 lanzados en el ataque de la mañana.

El aluvión mató a cuatro personas en Kiev, según el Servicio Estatal de Emergencias.

Los ataques mataron a otro hombre en Mykolaiv, una ciudad en el sur de Ucrania, donde se reportaron daños en infraestructura pública y unos 20 edificios residenciales, según el gobernador regional, Vitalii Kim.

Diecinueve personas resultaron heridas en Kiev, según el Ministerio del Interior, incluida una mujer embarazada.

Se produjeron incendios en edificios de apartamentos de varios distritos de la capital, indicó el alcalde, Vitalii Klitschko. Los daños en dos tendidos eléctricos dejaron sin electricidad a algunos vecinos en la ribera oriental de Kiev.

En Járkiv, en el nordeste de Ucrania, una mujer de 52 años sufrió heridas leves en un ataque de misiles S-300, señaló el gobernador regional, Oleh Syniehubov.

Los misiles también alcanzaron la región de Leópolis, en el oeste de Ucrania, donde se declaró un incendio, según las autoridades.

Redacción: Voz de América.