WASHINGTON – Las empresas chinas con acciones en las bolsas de valores estadounidenses enfrentan importantes desafíos en medio de las regulaciones impulsadas por parte de los líderes políticos tanto en Washington como en Beijing.

Las nuevas regulaciones en ambos países harán que sea mucho más difícil para otras empresas seguir sus pasos, restringiendo el acceso a miles de millones de dólares en fondos que ayudaron al crecimiento del gigante minorista de Internet Alibaba, la empresa de juegos en línea Tencent, el servicio de transporte compartido Didi y hasta hace poco China Telecom.

En Beijing, los reguladores han señalado que planean escudriñar a las empresas nacionales que quieren cotizar sus acciones en el extranjero, particularmente cuando esas empresas recopilan datos sobre los consumidores chinos. Los expertos dicen que esto está provocando que muchas empresas chinas reconsideren sus planes de vender sus acciones en bolsas fuera de China.

Al mismo tiempo, la administración Biden está avanzando con planes para implementar una ley de 2020 que obligaría a las empresas extranjeras a darse de baja de las bolsas estadounidenses, excepto si los reguladores estadounidenses puedan verificar sus auditorías financieras al menos una vez cada tres años. El Gobierno chino se ha mostrado muy reacio a permitirlo.

Muchas de estas empresas chinas importantes y de alto perfil que participan en mercados y fuentes de financiamiento en Estados Unidos y China se ven atrapadas repentinamente en un tire y afloje entre los mercados de capital occidentales que requieren transparencia financiera de las empresas públicas y un gobierno chino que protege celosamente a los información.

La forma en que se resuelva esta tensión determinará si las empresas chinas tienen acceso abierto a la fuente de capital de inversión más profunda y líquida del mundo: los mercados de valores de Estados Unidos también determinará cuánta transparencia pueden esperar los inversores de las empresas chinas que están desempeñando un papel cada vez más importante en la economía mundial.

Fuente de financiación principal

Es difícil exagerar la dependencia de las empresas chinas de los mercados de capital estadounidenses para obtener financiación.

Solo en los primeros seis meses de 2021, 34 empresas chinas comenzaron a cotizar sus acciones en las bolsas de Estados Unidos, recaudaron unos 12.4 mil millones en capital y generaron cientos de millones de dólares en comisiones para los bancos de inversión de Wall Street. Otras 20 empresas tienen ofertas públicas iniciales (OPI) programadas para finales de este año.

Según la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos y China, al 5 de mayo de este año, había 248 empresas chinas que cotizaban en las bolsas estadounidenses, con una capitalización de mercado combinada de 2,1 billones de dólares.

Paseo lleno de baches para Didi

A principios de este mes, una de esas empresas, la empresa de transporte compartido Didi, vio caer el valor de sus acciones después de que los reguladores chinos la obligaran a eliminar su aplicación de los mercados chinos, citando violaciones del uso de datos y las reglas de recopilación.

Al anunciar una investigación sobre Didi, las autoridades chinas fueron vagas sobre cuáles eran las supuestas violaciones de la empresa, pero dijeron que la medida era parte de un esfuerzo más amplio para “consolidar las responsabilidades de seguridad de la información de las empresas que cotizan en bolsa en el extranjero”.

La compañía china ByteDance, propietaria de la popular aplicación de video de formato corto TikTok, anunció a principios de este año que retrasaría su salida a bolsa planificada en Nueva York. El anuncio se produjo después de una reunión con funcionarios del gobierno chino, y la compañía citó problemas de seguridad de datos no especificados.

El resultado de estas investigaciones gubernamentales, dicen los expertos, ha sido hacer que las empresas chinas reconsideren la posibilidad de realizar una oferta pública inicial en Estados Unidos u otros mercados extranjeros.

Fortalecimiento de los intercambios domésticos

Al mismo tiempo que está aplicando un nuevo escrutinio a las empresas chinas que cotizan en el extranjero, el Gobierno chino ha estado haciendo esfuerzos para mostrar a las empresas nacionales que las bolsas chinas son una opción viable para obtener capital.

Después de que el entonces presidente Donald Trump obligara a China Telecom a retirar sus acciones en Estados Unidos a principios de este año, la empresa recurre a las bolsas chinas. La semana pasada, los reguladores chinos acordaron un plan para que la compañía ofrezca al público 8.400 millones de dólares en acciones en la bolsa de valores de Shanghai, la mayor oferta de acciones en China continental en más de una década.

Si bien a algunos les preocupa que el gobierno chino esté tomando las primeras medidas para evitar que las empresas nacionales vendan sus acciones en las bolsas de valores extranjeros, otros creen que el objetivo de Beijing no es tan claro.

Los objetivos de China pueden ser limitados

“Creo que sería prematuro asumir que el objetivo es evitar que estas empresas coticen en los mercados extranjeros”, dijo Nicholas R. Lardy, investigador principal del Peterson Institute for International Economics. “Si ese fuera el objetivo , el regulador de valores podría haberse negado a aprobar cualquiera de los listados que estaban en proceso”.

En una entrevista con Bloomberg News el viernes pasado, el líder senior del Grupo Eurasia Paul Triolo también dijo que cree que la estrategia de Beijing es más limitada. “No está claro que la estrategia de Beijing sea, por ejemplo, obligar a las empresas a cotizar todas en Hong Kong o en el continente aquí, porque no creo que eso sea realmente realista en el corto plazo”, dijo.

“Creo que Beijing está tratando de enhebrar la aguja aquí”, agregó. “Están tratando de que sus empresas acepten superar estos obstáculos regulatorios antes de cotizar para que puedan obtener cierto control sobre esto.

Complicaciones de la transparencia

La fricción sobre la demanda estadounidense de que las empresas públicas chinas se sometan a auditorías financieras surge de las diferencias inherentes entre las empresas chinas y las empresas en la mayoría de los demás países desarrollados importantes.

En Estados Unidos, por ejemplo, las empresas públicas tienden a tener una relación de plena competencia con el gobierno federal, lo que significa que cuando los inversores exigen información detallada sobre sus operaciones y finanzas, los intereses de seguridad del gobierno no están implicados.

En China, sin embargo, las principales empresas a menudo están estrechamente relacionadas con el gobierno o las fuerzas armadas, lo que hace que las demandas de transparencia al estilo occidental sean mucho más complicadas.

“Un punto de inflexión”

Los expertos dicen que hay pocas dudas de que habrá al menos cierto nivel de desconexión entre las empresas chinas y los mercados estadounidenses.

“Se está produciendo cierto desacoplamiento y parece inevitable”, dijo Doug Barry, portavoz del Consejo Empresarial China-Estados Unidos. “Toda la relación está en un punto de inflexión”.

“Para evitar una división importante, China en particular tendrá que cambiar de rumbo de formas que en este momento parecen muy poco probables”, dijo Barry. “Nuestras empresas que están en China informan que sus operaciones en ese país siguen obteniendo buenas ganancias, pero están cada vez más preocupadas por el futuro debido al deterioro de la relación bilateral. Las nuevas inversiones se reducirán hasta que las perspectivas sean más claras”.

Como otros, Barry tiene la esperanza de encontrar una solución que pueda prevenir daños mayores. Dijo que el acuerdo comercial de fase uno negociado por la administración Trump podría ser un medio para lograr algún tipo de equilibrio.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here