Cuando la invasión de Rusia a Ucrania se prepara para adentrarse en otro crudo invierno, muchos se preguntan sobre su estatus actual. Varios analistas apoyan la idea de que podría estar en una especie de “punto muerto” en una clásica guerra de desgaste que podría dar la victoria a quien resista durante más tiempo.

En este sentido han entrado a jugar un rol fundamental las ayudas a Ucrania, pues ha quedado claro que, sin los paquetes de ayudas otorgados por sus aliados, especialmente los de Estados Unidos, Ucrania no podría hacer frente al poderío ruso.

Por esta razón, la demorada respuesta de occidente en materia de ayudas se ha situado entre los principales debates sobre el posible resultado de la guerra.

El estallido de una nueva guerra entre Israel y Hamás ha situado a la administración Biden ante la disyuntiva de dividir sus apoyos entre dos guerras, y conciliar las decisiones de un Congreso dubitativo sobre el tema de la financiación a Ucrania. Especialmente con la llegada del nuevo presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson.

En días pasados, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una medida de gasto provisional que continuaría financiando al gobierno durante el nuevo año con un amplio apoyo bipartidista, pero que no incluye la financiación suplementaria solicitada por el presidente Joe Biden para Ucrania.

Por otro lado, se cuestiona la contraofensiva ucraniana que, dados sus escasos avances, muchos la denominan como una “contraofensiva fallida”.

A principios de junio, las tropas Ucrania lanzó una gran contraofensiva. Hubo destellos de optimismo cuando las fuerzas ucranianas superaron algunas de las defensas conocidas como la Línea Surovikin, cerca de Orikhiv. Pero enfrentaron grandes pérdidas de equipo, por lo que reestructuraron su enfoque.

Los comandantes ucranianos y sus asesores militares occidentales también esperaban que la fuerza de las tropas rusas se agotara.

Contrario a lo esperado por Ucrania, el oponente ruso, lanzó en octubre la mayor ofensiva de los últimos meses en la ciudad de Avdiivka, según reportes. Sin embargo, a pesar de los múltiples ataques a las diferentes secciones del frente, no han tenido grandes avances y están sufriendo pérdidas considerables. Los altos mandos han mostrado señales de agotamiento entre sus tropas, y preocupación a medida que el clima se torna invernal.

Las tropas ucranianas continúan resistiendo en Avdiivka mientras las fuerzas rusas atacan la ciudad industrial en la región de Donetsk.

Entre muchos analistas se ha manejado durante estos últimos meses la idea de un estancamiento en la invasión de Rusia a Ucrania. La idea cobró notoriedad y disimiles reacciones a partir de una entrevista publicada el primero de noviembre por la revista The Economist, donde el comandante en jefe del Ejército ucraniano Valery Zaluzhny, advierte de un ¨punto muerto” en la guerra.

Mientras compartía su evaluación integral sobre la campaña, Zaluzhny explicó que cinco meses después de la contraofensiva ucraniana, Ucrania había avanzado solamente 17 kilómetros. Del otro lado, los rusos habían luchado durante diez meses alrededor de Bakhmut en el este “para tomar una ciudad de seis por seis kilómetros”.

“Al igual que en la Primera Guerra Mundial, hemos alcanzado un nivel de tecnología que nos sitúa en un punto muerto”. Declaró en comandante.

Actualmente, Rusia controla aproximadamente el 17,5% del territorio de Ucrania, con ligeros cambios a lo largo de la línea del frente durante el 2023. Según Zaluzhny, ambas partes están equipadas con tecnología avanzada para ver los movimientos del enemigo dificultando para ambos avanzar y cumplir sus objetivos.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, calificó “erróneo decir que la guerra avanzaba hacia un punto muerto” e insistió en que las tropas rusas continuarán avanzando en el campo de batalla hasta lograr sus objetivos.

Las actualizaciones diarias del Ministerio de Defensa ruso no contienen referencias a víctimas o problemas mayores en la línea del frente. En estos informes las autoridades de dicho país se dedican a enumerar las pérdidas de equipo y personal sufridas por Ucrania.

Varios blogueros de guerra rusos, junto con un puñado de blogueros ucranianos, afirman que las fuerzas ucranianas han logrado cruzar el río con un número desconocido de vehículos blindados y han utilizado al menos un helicóptero de ataque para atacar posiciones rusas.

Oleksandr Musiyenko, director del Centro de Estudios Militares y Jurídicos con sede en Kiev, afirmó que la cabeza de puente ucraniana ahora abarca todo el tramo de la orilla oriental del río desde el puente Antonivskiy hasta Krynky.

“Esto significa que el enemigo no puede desplazar nuestras fuerzas. Si no pueden expulsarnos -y les gustaría hacerlo, obviamente, y lo han intentado- entonces significa que tienen problemas en defensa en este frente. “, dijo al Servicio Ucraniano de RFE/RL. “No descarto este escenario en el futuro: que las tropas rusas se vean obligadas a retirarse a otros frentes. Esto ya les ha sucedido muchas veces; no debería sorprendernos aquí”.

El ejército de Ucrania no ha dicho prácticamente nada sobre la operación, salvo confirmar únicamente que tropas de infantería de marina estaban operando en la orilla este del Dnieper. Natalya Humenyuk, portavoz del comando sur de Ucrania, dijo el 14 de noviembre que las fuerzas rusas podrían estar preparadas para retirarse de las posiciones litorales y regresar a una segunda o tercera línea defensiva hacia el este y el sur.

Una agencia de información creada por las Fuerzas de Operaciones Especiales de Ucrania negó que hubiera habido alguna retirada o “reagrupamiento” por parte de las fuerzas rusas.

Estancado o no, el impulso puede no estar del lado de Ucrania. La base industrial más grande de Rusia está entrando en acción, lo que significa más tanques, más misiles, más armamento para reponer sus existencias. Rusia también tiene una población masculina mucho mayor para reponer sus tropas. Muchos observadores predicen otra movilización posiblemente después de las elecciones presidenciales de marzo en las que se espera que Putin consiga un nuevo mandato.

Aun así, a pesar de las predicciones previas a la invasión de que Rusia aplastaría a las fuerzas ucranianas y tomaría rápidamente Kiev, los defensores ucranianos frustraron ese esfuerzo, infligiendo grandes pérdidas a las tropas invasoras rusas.

[Basado en información de RFE/RL, Reuters y The Associated Press]

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here