El gobierno español aprobó esta semana una reforma del reglamento de la Ley Orgánica de Extranjería que busca facilitar la incorporación al mercado laboral de los inmigrantes y «reforzar las vías de migración regular».

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones reconoció que en la actualidad los procedimientos migratorios son “lentos e inadecuados”, por lo que generan “periodos prolongados de irregularidad, con altos costes sociales y económicos”.

Según los datos más recientes del Servicio Público de Empleo Estatal (SEP) casi un 30 % de los extranjeros residentes en España provienen de América. Las estadísticas destacan un especial incremento de migrantes de Honduras, Colombia, Venezuela y Perú.

Lo que se sabe de la reforma hasta ahora

Se facilitará el acceso al mercado laboral a los estudiantes extranjeros en España “siempre que sean compatibles con los estudios realizados y no superen las 30 horas semanales”, dijo el gobierno.

Hasta el momento, era obligatoria una estancia de tres años en el país para obtener una autorización de trabajo. Con la reforma, «se eliminan las restricciones a la incorporación de los estudiantes al mercado laboral» tras terminar los estudios.

Estudiantes en el colegio Salesianos de San José, en Barcelona, España.
Estudiantes en el colegio Salesianos de San José, en Barcelona, España.

En segundo lugar, se modifican las figuras de arraigo y reagrupación familiar.

En el caso del arraigo laboral, los migrantes que acrediten haber trabajado durante al menos seis meses de manera irregular, podrán obtener residencia temporal.

En cuanto al arraigo social, la novedad es que el contrato exigido “no se valorará por su duración, sino por su adecuación al Salario Mínimo Interprofesional (SMI)”. Si se acreditan menores a cargo, el contrato podrá ser de menos horas. Además, la norma también ofrece la posibilidad de presentar diferentes contratos.

En tercer lugar, se crea la figura de “arraigo por formación”, a través de la cual, si un migrante ha estado en España de manera continuada como mínimo dos años, podrá obtener una autorización de residencia de un año “si se compromete a realizar una formación reglada para el empleo”.

El gobierno señala que dicho permiso podrá ser prorrogado por otros 12 meses y afirma que se trata de un modelo inspirado en la figura del «duldung» en Alemania, una autorización, que según explica la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) va dirigida a las personas que «sin tener derecho a permanecer en el país, no pueden ser expulsadas por motivos administrativos, tales como la falta de documentación o la ausencia de acuerdos de devolución con terceros países o por motivos de salud (…) Solo existe en la legislación alemana y , si bien no otorga ningún permiso de residencia, supone un ‘estado de tolerancia’ temporal en Alemania mientras la devolución no sea posible».

Trabajadoras ucranianas en Alicante, España.
Trabajadoras ucranianas en Alicante, España.

Asimismo, la reforma también contempla cambios en el campo de la migración circular, definida por la Real Academia Española como la «repetición de migraciones legales por la misma persona entre dos o más países».

Justamente hace unas semanas el canciller español anunció junto a su homólogo hondureño que los países buscarán ampliar el programa de migración circular que empezó en el primer trimestre de 2022, y a través del cual cientos de migrantes centroamericanos pudieron trabajar en España mediante la recolección de fruta.

Por otra parte, se agilizarán los requisitos exigidos para trabajadores autónomos que vienen de terceros países, y se mejorarán los trámites a la hora de realizar contratación en lugar de origen a través del “Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura”, un documento que contiene una lista con las ofertas de empleo más difíciles de cubrir.

Además, los migrantes que vengan a trabajar de manera temporal, por ejemplo en la recogida de frutas, podrán tener autorizaciones plurianuales y serán habilitados para trabajar 9 meses al año durante 4 años. Esta medida podrá utilizarla cualquier sector que tenga falta de trabajadores.

Finalmente, el decreto también contempla “mejoras en la gestión administrativa y en la tramitación en las Oficinas Consulares”. Precisamente una de las quejas más comunes entre la comunidad migrante es la lentitud a la hora de realizar las diligencias burocráticas.

ONG: “Supone un avance, pero tiene un alcance limitado”

La Alianza formada por las organizaciones Andalucía Acoge, Cáritas, CEAAR, Convive Fundación CEPAIM y Red Acoge, especializadas en el apoyo al colectivo de migrantes y refugiados, lanzaron un comunicado a través del cual calificaron la nueva norma como “un avance”, pero destacaron que “tiene un alcance limitado al dejar fuera a personas en situación de especial vulnerabilidad”.

“Todas estas modificaciones están orientadas a facilitar el acceso de estas personas al mercado laboral, pero continúan sin abordarse cambios normativos que garanticen la plena integración social y laboral de las personas migrantes que ya viven en España en igualdad de condiciones” afirman en el documento.

Asimismo, las organizaciones destacan que algunos de los “retos pendientes que se hubieran podido mejorar” son la regularización de los hijos no nacidos en España, la situación de las personas solicitantes de protección internacional o apatridia, el desarrollo reglamentario del derecho de acceso a prestaciones sociales básicas y la adopción de medidas para que las personas más vulnerables no queden excluidas de la administración electrónica.

Reacciones en España y Latinoamérica

Pero, ¿qué piensan los migrantes de la reforma los migrantes residentes en Latinoamérica?

“Si hay facilidades yo creo que a cualquiera le interesaría (…) Aquí los sueldos son muy bajos, demasiado” dijo a la Voz de América Manuel Telule, un salvadoreño residente en San José, Costa Rica.

Una opinión similar tiene María José Cárdenas, una venezolana que tras emigrar a Colombia y cruzar la Selva del Darién, decidió instalarse en la capital costarricense busca de un futuro mejor: “Es bastante difícil trabajar, en el sentido que uno se puede ganar 20 dólares semanales trabajando casi 12 horas y el sueldo no te alcanza para nada. Un kilo de carne vale 17 dólares y tú lo que ganas son 20 dólares semanales. ¿Cómo uno alimenta a una familia de dos niños?”, dijo.

La joven de 29 años explicó estar ahorrando para comprar el pasaje para viajar a Estados Unidos y empezar una nueva vida. Sin embargo, no descartó la posibilidad de emigrar a España: “Si en otros países le ofrecen a uno la posibilidad de trabajar como EE.UU. me encantaría e iría, claro que iría”.

En España, la aprobación de la reforma ha sido cuestionada por algunas partes, sobre todo entre los partidos de derecha, quienes la califican como una estrategia “para intentar conseguir mayorías”.

Así lo considera el eurodiputado del partido VOX Hermann Tertsch quien a través de twitter destacó que la izquierda busca «cosechar entre la inmigración ilegal que fomenta a los votantes que jamás volverá a tener entre los españoles”.

 

El informe más reciente de la Encuesta de Población Activa (EPA) apunta a que actualmente hay cerca de 2.919.500 parados en España, la cifra más baja desde 2008. Sin embargo, hay algunos sectores que continúan enfrentándose a dificultades a la hora de encontrar empleados, como la agricultura, la hostelería o la construcción.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here