WASHINGTON DC – Los países europeos han reclutado ejércitos de «corona-detectives», que funcionan como rastreadores de contactos y encargados de tratar de evitar una segunda ola de infecciones. Pero rastrear los contactos de las personas recientemente infectadas con el coronavirus y persuadirlos para que se autoaíslen no es una misión fácil.

En Gran Bretaña, los funcionarios dijeron que el esquema ampliado de prueba y rastreo de coronavirus del gobierno hasta ahora es «exitoso». Se han reclutado un total de 25,000 rastreadores de contacto, pero el esquema ya se ha topado con problemas iniciales.

El personal recién contratado dice que han estado luchando para que funcione un sistema operativo de software de rastreo de contactos, y algunos han dicho a los periódicos británicos que los problemas técnicos los han obligado a repetir la capacitación que ya han completado, retrasando su trabajo. Otros dicen que han estado sentados durante las últimas dos semanas esperando que se resuelvan los problemas técnicos.

La estilista Kayla Addink organiza un lugar para una de las botellas de alcohol utilizadas como desinfectante en su espacio de trabajo.

Después de abandonar en gran medida las pruebas y el seguimiento de contactos a principios de marzo, el esquema de Gran Bretaña está despegando desde un principio. Y el país continúa teniendo problemas para alcanzar su objetivo de pruebas a gran escala, que es de 100,000 al día y que ha sido completado solo dos veces desde principios de mayo.

Las pruebas y el rastreo se consideran cruciales en un intento por garantizar que se reduzca la propagación de la transmisión, especialmente con la llegada de la relajación del bloqueo del coronavirus a ese país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here