A Teresa Montaño Delgado, fundadora y directora de la plataforma de investigación The Observer, la vida le ha cambiado completamente por denunciar escándalos públicos en su México natal. Debido a represalias por su trabajo periodístico ha padecido lo que ella denomina una “muerte social”.

El año pasado, la despidieron como corresponsal del diario El Heraldo de México “por presiones del Gobierno”, denuncia. Posteriormente fue víctima de un secuestro exprés.

“Desde noviembre de 2019, yo empecé a recibir muchas presiones del Gobierno, del Estado, por trabajos que estaba publicando en la plataforma Observer, pero al mismo tiempo, empecé a recibir órdenes de mis jefes, que yo creo que son como contraórdenes para un periodista, en el sentido de que el Gobierno del Estado, del Estado de México, estaba pidiéndoles a ellos que dejara de presentar solicitudes de información”, dijo la periodista en entrevista a la Voz de América.

Finalmente, en febrero de 2020 fue obligada, cuenta, a firmar una carta de renuncia, tras publicar una investigación sobre contratos millonarios para el alquiler de coches por parte del Estado de México para funcionarios y reporteros.

Sin embargo, tras ser presionada por abogados- dice que decidió no firmar y, en este momento, afirma que no ha recibido ninguna retribución económica y que continúa recibiendo presiones del Gobierno del estado.

Pero, además, señala que ha demandado un “despido injustificado ante las autoridades del Estado, del país, de autoridades del trabajo” y, hasta el momento, ninguna investigación ha avanzado.

Pero no terminó ahí la persecución. En agosto de 2020, la periodista fue víctima de un secuestro exprés, en la ciudad de Toluca. Recuerda que se subió a un taxi, y luego le quitaron sus tarjetas, robaron su dinero y un vehículo. Ademas, fueron a su casa y robaron computadores, grabadoras, cámaras.

“Hubo dos momentos que me dijeron que yo era periodista, pero no como pregunta sino como afirmación. Yo recuerdo que fue cuando más miedo sentí, porque yo todo el tiempo lo negué”, cuenta Teresa.

Desde allí, solo ha vuelto a su casa a recoger ropa en dos ocasiones porque aún siente miedo: “Hoy y también pesa una amenaza de muerte y el gobierno del Estado no ha resuelto el caso. Yo no puedo regresar a mi casa porque me van a matar”, señala la periodista mexicana.

Montaño es una de los cuatro profesionales que este año hacen parte del Programa de Acogida Temporal de Periodistas Latinoamericanos, que celebra cada año gracias al apoyo del Ayuntamiento de Madrid.

¿En qué consiste?

El Programa de Acogida Temporal de Periodistas Latinoamericanos es una iniciativa que parte de la organización Reporteros sin Fronteras España. Y nace “con la percepción de que la libertad de prensa se deteriora progresivamente en la región y que es necesario aportar herramientas por nuestra parte para aliviar esa presión que sufren los periodistas latinoamericanos en algunas áreas más que en otras, pero de una forma bastante extendida en el continente”, según explicó Edith Rodríguez Cachera, vicepresidenta de Reporteros Sin Fronteras España, a la VOA.

La idea, dice Rodríguez, es que la organización invite a los periodistas a formarse en España, pero también a alejarse de sus hostigadores, ya que los profesionales seleccionados para el programa son aquellos a los que se les comprueba que son agredidos o amenazados y están en situación de riesgo.

Según Edith, “lo habitual es gente muy impresionada, muy hostigada, gente que ejerce su profesión con hostigamiento constante, con amenazas constantes, con un desgaste profesional duro porque está en zonas hostiles, porque es acosado por agentes estatales, por paramilitares, por crimen organizado y porque son personas que están en una especie de gota malaya o de ejercer un periodismo bajo presión agotador, luchando contra los elementos Y que si efectivamente algún día puede acabar mal”.

Durante tres meses que permanecen en Madrid, reciben formación, alojamiento, transporte. “Se procura que haya un equilibrio amable entre que puedan participar en medios, difundir sus causas, pero a la vez estar tranquilos…Por supuesto, protegiendo a aquellos que no pueden revelar sus identidades”, señala Edith.

Este año, por ejemplo, junto a Teresa, el programa acogió a una periodista nicaragüense, a quien no se le ha revelado su identidad por seguridad. En estos casos, dice Rodríguez, busca la salida del país del comunicado “es complejo”.

“Se trata de apoyarla aquí y muchas veces sin ningún tipo de paternalismo ni de querer anular la voluntad personal, pero sí tratar de protegerla al máximo posible porque los periodistas cuando llegan acá, sobre todo los que están en grave peligro como la periodista que mencionas, no es que esté en peligro inminente, pero que corre riesgos reales, reales de retornar y sufrir represalias”, cuenta la vicepresidenta de Reporteros Sin Fronteras España.

Los otros dos periodistas acogidos este año, junto a Teresa Montaño y la reportera nicaragüense, son Waldo Fernández (Cuba) y Óscar Parra (Colombia).

Waldo es un periodista independiente de Cuba. “Como buen joven de las nuevas generaciones cubanas, participó en las protestas del pasado verano contra el régimen, más ya como lo dice, como ciudadano que como periodista; de hecho dejó de escribir porque se sentía más involucrado y. eso tuvo también sus represalias también porque se le arrestó”, describe Edith.

Por su parte, Óscar Parra es periodista especializado en datos, profesor en la Universidad Nacional de Colombia y director del medio independiente Rutas del Conflicto. Ha recibido fuertes amenazas ya que el Ejército colombiano les ha acusado de mantener vínculos con grupos guerrilleros disidentes de los acuerdos de paz firmados hace cinco años por el Gobierno y la guerrilla de las FARC, además ha sido una situación física, delicada, según dice Rodríguez.

Por último, la periodista nicaragüense “es la única informadora opositora no vendida al régimen en la ciudad de León y además la única mujer. Yo creo que con esto, diciendo que trabaja en un medio independiente, en la zona más peligrosa y que además es la única mujer que se entiende a qué clase de presiones y amenazas está sometida”, explica Edith.

Para estos periodistas, el programa se ha convertido en una oportunidad para encontrase consigo mismo y encontrar la paz, por un tiempo producente.

Por ejemplo, Teresa le dijo a la VOA que “es una gran oportunidad. Me permite exponer mi historia con gente así como tú, con otros medios, porque yo allá he sido víctima de un cerco de silencio, no para que no se conozca mi historia, para aislarme, para anularme. Es como si te aplicaran una muerte social” y espera que pronto, la investigación de sus situación dé algún fruto.

Desde 2018, Madrid ha sido el refugio temporal de 14 profesionales de la información cuya integridad y seguridad corría peligro en Latinoamérica.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here