Representantes de la Cámara Nacional de Industrias de Bolivia expresaron su preocupación sobre las previsiones de crecimiento en su balance anual, en virtud de las cuales este sector alcanzó un 4 por ciento de crecimiento en 2021.

Esta cifra es catalogada como insuficiente los niveles de crecimiento experimentados en periodos previos a la pandemia del coronavirus.

El presidente del gremio, Ibo Blazicevic, admitió incluso que la recuperación de la industria para el próximo año está en “riesgo”.

“Existe un riesgo primero de que haya un deterioro de la demanda de los ingresos y eso genere un deterioro de la demanda interna y eso podría generar una deflación (…) Lo que nos preocupa a nosotros es el cierre de las empresas”, dijo Blazicevic​.

Un comunicado de la cámara, señaló: «Hay que recordar que la contracción del PIB Industrial en el 2020 fue de 8,4%, por lo que, al actual ritmo de recuperación, volveríamos a los niveles de actividad industrial observados en el 2019 recién en el 2023».

Bulo Bulo
Bulo Bulo

¿Qué estaría impidiendo la recuperación?

Según detalló el presidente de la Cámara de Industrias, los factores que dificultan la recuperación de la economía boliviana, son los conflictos sociales y políticos, la falta de liquidez en el mercado, el avance lento en la campaña de vacunación, el encarecimiento en la logística de importación, la informalidad y el contrabando, este último considerado un “mal crónico”.

Al respecto, el Jefe de Representaciones Empresariales de la Cámara de Industria y Comercio, Ian Miranda, explicó a la Voz de América cuál es la situación del contrabando en el país y destacó que se trabaje de manera coordinada a nivel público- privado.

“El contrabando sigue siendo un problema continuo, más por la situación económica de Argentina y Brasil, hay que tomar en cuenta la devaluación de las monedas que permite al contrabandista comprar productos por un margen del 50 e incluso del 60 por ciento más barato de lo que se puede vender en el país, o sea se está agudizando el problema”, anotó Miranda.

No obstante, la CNI concluyó la evaluación del sector industrial 2021 con un mensaje positivo: “La búsqueda de la modernidad, el deseo de superación personal y la necesidad de construir un futuro mejor son los tres principios que impulsaron la creación de la Cámara Nacional de Industrias y que hoy se los rescatan para contribuir al desarrollo de Bolivia”.

Mientras tanto, el gobierno del presidente Luis Arce se mantiene optimista respecto al crecimiento de la economía nacional, así lo manifestó el ministro Marcelo Montenegro: “Hay una performance de recuperación muy importante”.

En este contexto y tomando en cuenta algunas proyecciones de organismos internacionales, expertos consideran que Bolivia recién percibirá una mejor recuperación en 2023.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here