Un juez federal en el Estado de Maryland aceptó la acusación formal contra ocho pandilleros de la Mara Salvatrucha, MS-13 sindicados de conspiración, extorsión, asesinato y lavado de dinero.

El fiscal general adjunto, Kenneth A. Polite Jr. de la División Criminal del Departamento de Justicia, dijo en un comunicado que se investiga todo el rango de actividades de la MS-13 ligadas a sus operaciones nacionales e internacionales.

“La MS-13 utiliza la violencia y la intimidación para aprovecharse de las comunidades vulnerables… esta División Criminal está comprometida con desmantelar a la MS-13 y proteger a todas las comunidades del daño alegado en esta acusación formal”, explicó el funcionario.

La querella implica a los inmigrantes Hernán Yanes-Rivera, de 20 años; Franklyn Edgardo Sánchez, 24; Brayan Alejandro Torres, 28; Agustino Eugenio Rivas Rodríguez, 24; Brian Samir Zelaya Mejía, 23; Miguel Ángel Ramírez, 21; Jorge Isaac Argueta Chica, 21; y Diego Fabrisio Angel-Artiga, de 22 años, organizados para delinquir.

Tres de los implicados, según los fiscales operaban directamente con la red de extorsión utilizando “la violencia e intimidación” contra comerciantes en el condado de Prince George’s en Maryland.

El fiscal federal para el Distrito de Maryland, Erek L. Barron aseguró que la investigación también apunta a un homicidio cometido presuntamente por esa estructura pandillera contra una persona que estaba ayudando a las autoridades en las investigaciones.

“No se tolerarán las represalias a los testigos… Como se alega en la acusación formal revelada hoy, estos miembros de la MS-13 no solo extorsionaron a los miembros de la comunidad para apoyar a la pandilla, tanto en Maryland como en El Salvador, sino que supuestamente también mataron a una persona que estaba cooperando con las fuerzas del orden”, ahondó el fiscal Barron.

Según documentos judiciales, en Estados Unidos, la MS-13 está organizada en ramas o “clicas”. Estos acusados supuestamente eran miembros o asociados de “Weedams Locos Salvatrucha”, una camarilla de la MS-13 que opera principalmente en el área de Adelphi, Maryland.

La acusación formal alega que los acusados extorsionaron a múltiples víctimas, de quienes cobraban pagos de extorsión, o “renta”, de manera regular. Varios de los acusados presuntamente transfirieron ilícitamente este dinero a asociados de la MS-13 en El Salvador.

Estados Unidos ha pedido a El Salvador la extradición de varios pandilleros acusados de graves crímenes en la potencia del norte, pero el sistema de justicia salvadoreño incidido por el presidente Nayib Bukele se ha opuesto a entregarlos.

La falta de cumplimiento del acuerdo de extradición entre las naciones a tensado las ya frías relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y el país centroamericano, donde se considera que la MS-13 tiene su mayor bastión.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here