El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, resaltó en su más reciente informe de este año sobre la Misión de Verificación en Colombia la importancia de continuar avanzando en la implementación del Acuerdo de Paz e instó a priorizar el diálogo, en medio del paro que vive el país.

Guterres destacó el trabajo de las partes durante un periodo que catalogó de «complejo» en Colombia, que además ocurre en medio de «la tercera y más severa ola de la pandemia de la COVID-19″ Además señaló que al panorama se le suma «una difícil situación económica y un malestar social sin precedentes».

En las actuales circunstancias del paro nacional, el secretario resaltó el acuerdo como útil para el diálogo y para superar el conflicto. También lo reconoció  y como un mecanismo que ayuda a superar las discusiones.

Guterres instó a «todos los actores políticos y sociales de Colombia para que se comprometan con la no violencia y prioricen el diálogo con el fin de encontrar soluciones concertadas».

«Ese es el camino que le permitirá a Colombia seguir avanzando hacia la reconciliación y la restauración de su tejido social. Las Naciones Unidas siguen plenamente comprometidas y disponibles para ayudar al logro de ese objetivo”, agregó.

Los hallazgos

En el informe, que abarca desde el 27 de marzo hasta el 25 de junio de 2021, la Misión verificó 16 homicidios de excombatientes de las FARC-EP, 49 asesinatos de líderes y defensores de derechos humanos, reportados por la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), nueve masacres documentadas durante este periodo y 10 más que están en verificación.

Debido a disputas por el control social y territorial entre actores armados irregulares, el informe señala que la violencia continúa afectando a comunidades, líderes sociales y excombatientes, particularmente en 25 municipios de los departamentos de Antioquia, Cauca, Caquetá, Guaviare, Meta, Nariño, Norte de Santander, Putumayo y Valle del Cauca.

El desplazamiento forzado y el confinamiento de civiles, que afectan particularmente a comunidades indígenas y afrocolombianas, continúan en Antioquia, Cauca, Chocó, Nariño y Valle del Cauca.

El reporte también resalta los nuevos casos de violencia contra miembros de diversos partidos políticos.

Aunque el secretario general destacó los resultados alcanzados hasta el momento en el proceso de reincorporación de los excombatientes, admite que hay retos «significativos», y que es necesario dar pasos firmes para consolidar el proceso en los próximos meses.

El informe será presentado de forma presencial al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en Nueva York, el próximo 13 de julio.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here