El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, recordó -al hacer el llamado a los gobiernos- que estamos ante la presencia de una nueva y «preocupante» variante del COVID-19: ómicron.

Explicó además que existen muchas dudas sobre aspectos como cuán transmisible es y otros aspectos sobre los síntomas y grado de gravedad de la nueva variante.

En este contexto la OMS, con el respaldo de gobiernos como el de Chile, están de acuerdo en celebrar una sesión especial para concebir un plan de acción mundial para prevenir, preparar y responder a futuras pandemias.

“El surgimiento de la muy mutada variante ómicron subraya lo peligrosa y precaria que es nuestra situación”, expresó Tedros e hizo un llamado para un acuerdo “legalmente vinculante” que no se mencionó en un borrador que busca consenso en el camino hacia el futuro. “En efecto, ómicron demuestra porqué el mundo necesita un acuerdo nuevo para las pandemias”.

“Nuestro sistema actual desincentiva que países alerten a otros en cuanto a riesgos que inevitablemente terminan en sus costas”, dijo y agregó que Sudáfrica y Botswana — en donde la nueva variante se detectó en el sur de África — deben ser elogiados y no “penalizados” por su trabajo. El comentario fue una alusión a las restricciones de viaje anunciadas por muchos países para viajes aéreos hacia y desde la región.

Tedros agregó que científicos de la OMS y otras partes del mundo trabajan con urgencia para descifrar el riesgo que representa la nueva variante cuando dijo: “Todavía no sabemos si ómicron está asociada con una mayor transmisión, enfermedad más severa, más riesgo de infecciones o más riesgo de evadir vacunas”.

[Con información de AP y Reuters]

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here