El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, anunció el viernes que el país comienza el trámite para abandonar la Organización de Estados Americanos (OEA) a la que catalogó de «instrumento injerencista».

«Estamos renunciando y desvinculándonos a la OEA, dando por terminado el vínculo del Estado nicaragüense de la OEA, nos estamos desligando de la OEA», dijo el canciller este viernes.

Ortega asumió otro mandato, tras las votaciones del 7 de noviembre, catalogadas de «farsa». La mayoría de los opositores que aspiraban a competir con Ortega por la presidencia fueron previamente detenidos y acusados de delitos que son considerados por muchos de estar motivados por razones políticas.

La medida a doce días de las votaciones agrava más la situación en torno al país centroamericano en materia de política interna y externa.

El anuncio sigue al pedido del Parlamento, controlado por el partido de Daniel Ortega, de retirarse del organismo interamericano que ha criticado el accionar del gobierno en materia de derechos políticos y humanos en la nación centroamericana.

El resto de Poderes del Estado también se sumaron a la petición, como la Corte Suprema de Justicia y el Tribunal Electoral, ambos señalados de estar controlados por Ortega.

“En mi condición de Ministro de Relaciones Exteriores, instruido por el presidente Daniel Ortega, me dirijo a usted para notificarle oficialmente nuestra indeclinable decisión de denunciar la Carta de la OEA, conforme al artículo 143, que da inicio al retiro definitivo y renuncia de Nicaragua a esta organización”, dijo Moncada.

El aseguró que la OEA “ha sido señalada como un foro político para actuar como instrumento de injerencia e intervención de los Estados Unidos”.

La OEA declaró que las votaciones en Nicaragua el 7 de noviembre no tenían “legitimidad”, por lo que instruyeron al Consejo Permanente del organismo “para que realice una evaluación colectiva inmediata de la situación, de conformidad con la Carta Democrática Interamericana, a ser completada a más tardar el 30 de noviembre para que se tomen acciones apropiadas”.

De acuerdo con el sociólogo y disidente del oficialista Frente Sandinista, Óscar René Vargas, el presidente Ortega lo que busca al retirarse de la OEA, es “evitar que Nicaragua sea expulsada de este organismo”.

“Ortega quiere neutralizar a la OEA y a los países que votaron para declarar ilegítimo los comicios, les quiere decir: ‘ustedes no pueden hacer nada’, pero eso le evita al régimen que pueda ser sancionado por la OEA. También no le evita que Ortega se aísle más a nivel internacional, con esto no gana nada”, ha analizado a la VOA el sociólogo Vargas.

Indica que el procedimiento para que un país salga del organismo son dos años, y en ese lapso Nicaragua continúa teniendo compromisos porque es firmante.

Eliseo Núñez, un exdiputado nicaragüense también coincide con Vargas y dice que en los próximos dos años “el Estado no pierde derecho, ni obligaciones”.

“Si el régimen busca que la OEA no se meta en temas de Nicaragua en estos dos años, no podrá. Con esto lo que hace es aislarse más y es lamentable. Es un acto insensato”, concluye Núñez.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here