Varios miles de migrantes centroamericanos continúan su recorrido por el sur de México mientras las autoridades mexicanas y guatemaltecas buscaban esclarecer la muerte de un migrante el domingo en la frontera entre ambas naciones.

 

El avance se produce a pesar de que el presidente Donald Trump volvió a decirles el lunes en Twitter que no pasarán.

 

«Muchos miembros de pandillas y algunas personas muy malas se mezclan en la Caravana que se dirige a nuestra frontera sur. Regrese, no será admitido en Estados Unidos a menos que pase por el proceso legal. ¡Esta es una invasión de nuestro país y nuestros militares te están esperando!», alertó una vez más Trump en twitter.

 

Parte de la caravana de migrantes descansaba y se reorganizaba en Tepanatepec, en el estado de Oaxaca.

Pese a las repetidas advertencias de EE.UU., -que además de la fuerte retórica contra los caravanistas aprobó el despliegue de tropas en la frontera sur de México, otro grupo de varios cientos más derribaron las vallas fronterizas en el poblado guatemalteco de Tecún Umán.

 

El nuevo grupo de migrantes se presentan como una segunda caravana y se reunieron en el puente internacional sobre el río Suchiate.

 

Los bomberos guatemaltecos confirmaron que Henry Adalid Díaz Reyes, un migrante hondureño de 26 años, falleció por una herida de bala de goma en la cabeza.

 

«El migrante fue atendido por bomberos, pero la herida era muy grande”, indicó César Quiñonez, bombero en Tecún Umán.

 

No es el único muerto. El joven hondureño, Melvin Josué, perdió la vida la pasada semana en México al caerse de un camión que lo transportaba junto con decenas de migrantes. De acuerdo con algunas autoridades, de la misma manera murió antes otro migrante en Guatemala.

 

El secretario de Gobernación de México, Alfonso Navarrete Prida, dijo en conferencia de prensa el domingo por la noche que la policía federal mexicana y los agentes de inmigración fueron agredidos con piedras y botellas de vidrio cuando los migrantes derribaron una puerta del lado mexicano de la frontera.

 

Todo esto sin que ninguno de los agentes mexicanos estuvieran armados con pistolas, ni siquiera un arma que disparara balas de goma, informó Navarrete Prida.

 

Migrantes-1

 

 

«En México no se criminaliza la inmigración no documentada», afirmó el funcionario, quien aseguró que algunos de los atacantes también portaban armas de fuego y bombas incendiarias.

 

Un helicóptero militar mexicano sobrevoló durante más de una hora el puente donde se encontraban los migrantes. Varios medios locales reportaron que desde éste se esparcía gas pimienta contra los migrantes. Navarrete no se pronunció sobre la acción de la aeronave.

 

El Ministerio de Gobernación de Guatemala emitió un boletín de prensa en que condenó que los migrantes «hayan decidido irrumpir de forma violenta destruyendo la propiedad del Estado de forma vandálica, hiriendo a varios agentes de la Policía Nacional Civil». Las autoridades no se pronunciaron sobre el fallecimiento del migrante, ni sobre los responsables de su muerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here