Migrantes de países como Cuba, Guatemala, El Salvador y Honduras, -que no son parte de la caravana de miles de centroamericanos que avanza por México-, se han aglomerado en el Puente Internacional de Santa Fe a la espera del turno para solicitar asilo político a las autoridades migratorias de Estados Unidos.

 

Para organizarse, cada migrante tiene un número que indica el puesto en la extensa fila para

La eventual llegada de migrantes a los puntos fronterizos estadounidenses se podría profundizar en los próximos días, con el avance de al menos tres caravanas de miles de centroamericanos que salieron de Honduras semanas atrás.

 

Aunque algunos abandonaron el intento y regresaron a sus países, miles han continuado el camino pese al despliegue de tropas estadounidenses y la determinación del presidente Donald Trump de no permitir su entrada.

 

El presidente Trump ha dicho que todos los inmigrantes que buscan asilo tendrán que presentarse legalmente en un puerto de entrada y advirtió: «Aquellos que elijan violar nuestras leyes y entrar ilegalmente ya no podrán utilizar reclamos sin mérito para obtener la admisión automática en nuestro país. Los detendremos durante mucho tiempo si es necesario».

 

En el puente de Santa Fe los migrantes, entre ellos mujeres y niños-, armaron improvisadas camas y recibieron alimentos y algunas ropas de parte de grupos que se solidarizan.

 

Los migrantes describen que en las noches sienten frío y a la vez agradecen la ayuda recibida de organismos como la Cruz Roja y grupos religiosos.

 

La mujer explicó que salió de Cuba en busca de «una mejor vida, un mejor futuro, para trabajar, sobre todo para trabajar».

 

Con raciones de alimentos y algunas ropas se movieron hacia el Puente de Santa Fe activistas: «Estamos viendo la situación de nuestros hermanos, sabemos que ellos están muy necesitados», dijo Ana Casuita, de la Fundación Luz y Esperanza, mientras extraía de una caja raciones de comida que repartía a los migrantes.

 

puent

 

«(Donald Trump) es una persona muy racista y seamos del país que seamos, todos somos iguales y somos hermanos, no nos tiene que diferenciar la raza de cada cual», dijo. «Donde deben usar a los militares y toda esta fuerza que tienen ellos ahorita debe ser con los narcotraficantes, ellos (los migrantes) no son narcotraficantes, simplemente son seres humanos que necesitan un trabajo para sostenerse ellos y sus familias», dijo.

 

El avance de las caravanas ha estado en el día a día de Estados Unidos, justo cuando el país está envuelto en las elecciones de medio término que deberá decidir, entre otras cosas, si los republicanos van o no a mantener el control sobre el Congreso.

 

México se enfrenta a la situación sin precedentes de ver recorrer tres caravanas de migrantes en un tramo de 500 kilómetros (300 millas) de carretera entre los estados de Chiapas, Oaxaca y Veracruz.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here