“Es mejor que nada”, dice un experto en enfermedades infecciosas sobre la vacuna contra COVID-19 del laboratorio chino Sinovac Biotech, después de reportes de que cientos de trabajadores de la salud en Indonesia que se vacunaron con ella contrajeron la enfermedad de todos modos.

Al menos 10 médicos que recibieron las dos dosis vacuna CoronaVac de Sinovac murieron de COVID-19, según la Asociación Médica de Indonesia.

No está claro cuán generalizadas estén estas infecciones “posvacunación”. Tampoco la gravedad de muchas de ellas, y hay pocos datos de revisiones de especialistas sobre la vacuna.

Lo que sugiere la información existente es que la vacuna china es menos potente que otras, especialmente contra la altamente contagiosa variante delta detectada por primera vez en la India.

Sin embargo, el acceso a vacunas más efectivas es limitado en la mayor parte del mundo, señalan los expertos. Indonesia es uno de decenas de países en que la vacuna china compone una parte sustancial de las dosis disponibles.

Unos pocos estudios divulgados ofrecen una ojeada.

Datos de este mes del gobierno de Uruguay reflejaron que CoronaVac redujo las infecciones de COVID-19 en un 61%, las hospitalizaciones en un 92% y las muertes en un 95%.

Aunque esto no ha sido revisado por especialistas, el estudio es de los pocos que comparan la CoronaVac con otra vacuna.

Pfizer-BioNTech

La vacuna de Pfizer-BioNTech registró mejores resultados en general contra las infecciones en el estudio, al reducir las tasas en un 78%, pero las hospitalizaciones y las muertes fueron más o menos similares.

Tampoco está claro cuál era la variante dominante durante el estudio.

Un indicador clave de la potencia de una vacuna es el nivel de anticuerpos neutralizadores, las proteínas que produce el sistema inmunológico para prevenir que el virus infecte a las células.

La vacunas de Pfizer y Moderna producen altos niveles de esos anticuerpos, que ayudan a mantener la protección contra variantes, dice Peter Hotez, decano de la Facultad Nacional de Medicina Tropical.

“Sí se encuentran algunos casos posvacunación con la variante delta, pero tienden a no ser infecciones serias. No hay gente hospitalizándose o perdiendo la vida por COVID-19”, declaró.

Agregó que “cuando se observan algunos de los datos sobre la vacuna de Sinovac, los niveles de anticuerpos neutralizadores son bastante bajos, incluso después de las dos dosis”.

La vacuna de Sinovac produjo niveles menores de estos anticuerpos que otras vacunas, entre ellas las de Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson, de acuerdo con un estudio de la revista Nature Medicine.

La respuesta de anticuerpos es mucho menos efectiva contra la variante delta, que se ha disparado en Indonesia y otras partes del mundo.

No está claro, sin embargo, qué significa eso exactamente para los pacientes. La vacuna aún ofrece protección contra las formas más serias de la enfermedad, según dijo un funcionario chino a la prensa estatal.

En el primer brote de la variante delta en China, en la provincia de Guangdong a principios de este mes, “ninguna de las infecciones en los vacunados se convirtieron en casos graves y ninguno de los casos graves fueron personas vacunadas”, dijo Feng Zijian, ex vicedirector del Centro de Chima para el Control y Prevención de Enfermedades.

Por el momento, las otras vacunas están llegando lentamente a casi todo el mundo.

“A veces eso es todo a lo que la gente tiene acceso”, dijo Hotez. “Es mejor que nada”.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here