El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) reveló que continua con el monitoreo de la situación de migrantes y refugiados el sureste de México, pero sobre todo, informó, está alarmado y preocupado por miles de menores movilizándose hacia la zona fronteriza con Estados Unidos en una caravana.

A través de un comunicado de prensa el organismo dijo que “ha identificado casos de lesiones graves y separación familiar”.

Además agregó que muchos de los menores que viajan en la caravana muestran signos de deshidratación y tienen un acceso restringido a servicios esenciales.

Las declaraciones se dan luego de que surgieran enfrentamientos entre miembros de la Guardia Nacional militarizada de México y los migrantes.

UNICEF denunció el “uso desproporcionado de la fuerza por parte de cuerpos de seguridad contra familias con niños pequeños, además de sustracción y destrucción de documentos de identidad que avalaban la estancia legal de estas familias en México”.

Nuevos enfrentamientos

Autoridades mexicanas y medios internacionales reportaron de nuevos enfrentamientos ente agentes de seguridad mexicanos y migrantes, mientras estos últimos buscan avanzar hacia la capital de México.

Según medios locales como La Jornada las autoridades detuvieron a unos 70 migrantes. Algunos, para evitar ser detenidos, arrojaron piedras a los agentes de migración y a los efectivos de la Guardia Nacional.

La caravana, de acuerdo a lo reportado por la agencia de noticias Reuters está compuesta en su mayoría por haitianos, cansados de esperar por sus trámites migratorios en Tapachula, a metros de la frontera con Guatemala.

“Ya es tiempo de que haya una intervención de organismos internacionales como ACNUR”, dijo a Reuters Wilner Metelus, presidente de la organización de defensa de migrantes Comité Ciudadano en Defensa de los Naturalizados y Afromexicanos.

Diversos organismos como la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han condenado el “uso excesivo de la fuerza en operativos migratorios”. Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha asegurado que durante su gobierno “no se han violado derechos humanos de los migrantes” y que “no va a haber represión”.

El Instituto Nacional de Migración mexicano señaló el miércoles en un comunicado que está buscando esfuerzos para instalar un campamento humanitario en Chiapas, donde se brinde atención a la población de origen haitiano.

* Reporte con información de UNICEF, diario La Jornada y Reuters.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here