El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este miércoles una resolución sobre la situación en Nicaragua al considerar que “no está cumpliendo los compromisos asumidos en la Carta Democrática Interamericana”.

La resolución, obtenida de una “evaluación colectiva”, fue aprobada con 25 votos a favor, ocho abstenciones, uno en contra (Nicaragua) y ninguna ausencia.

El fallo, que señala las infracciones o faltas cometidas, según los mandatos establecidos en la Carta Democrática por parte de la administración de la pareja presidencial Daniel Ortega y Rosario Murillo, solicita la revocación de todas las leyes que restrinjan la participación política y limiten los derechos humanos de una manera contraria a las obligaciones internacionales de Nicaragua en materia de derechos humanos.

Así como un diálogo de todos los partidos políticos y otros actores en Nicaragua, entre otros puntos.

Además, exhorta al gobierno de Ortega a liberar a los presos políticos y “aceptar la visita de una misión de alto nivel autorizada por el Consejo Permanente de la OEA”.

El fallo permite que el secretario general de OEA, Luis Almagro, solicite cuanto antes una reunión con el gobierno nicaragüense a fin de transmitir esta decisión y alcanzar su compromiso de aceptar la misión de alto nivel.

Almagro deberá emitir un informe sobre estos esfuerzos diplomáticos al Consejo Permanente a más tardar el 17 de diciembre.

Llamado

Bradley A. Freden, representante interino de Estados Unidos hizo un llamado a Ortega y Murillo a aceptar las propuestas de esta resolución y lamentó la decisión del gobierno nicaragüense de haber iniciado el proceso de salida del organismo panamericano.

Por su parte Arturo McFields, embajador y representante permanente de Nicaragua ante OEA, antes aún de iniciar la votación de la resolución, mostró su desacuerdo con la sesión.

“Está delegación rechaza de la manera más categórica la convocatoria de otra sesión ilegítima del Consejo Permanente, cuyo único propósito es continuar agrediendo al pueblo nicaragüense”, apuntó el representante de la delegación. Así mismo, aseguró que con la resolución se promueven violaciones a los principios del derecho internacional.

Previo al fallo actual, la Asamblea General de la OEA aprobó otra en la que declaró “ilegítimas” las elecciones generales del pasado 7 de noviembre.

Después, el 19 de noviembre, la delegación de Nicaragua inició el proceso de salida del organismo, con el argumento de que las recientes resoluciones del organismo atentaban “contra la soberanía e independencia de Nicaragua”.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here