La flurona o coronagripe, o lo que es lo mismo, el contagio simultáneo de COVID-19 e influenza en un mismo paciente, no es una nueva variante del coronavirus, sino una doble infección que puede prevenirse, aclararon especialistas consultados por la Voz de América.

Sin embargo, representa un nuevo escenario para las autoridades sanitarias y es necesario diagnosticarlo a tiempo.

La doctora Evelyn Montalvo-Stanton, jefe de Pediatría de la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV), explicó que “son dos diferentes virus que están atacando a la persona. Si la persona tiene la vacuna del flu y del covid, no le va a dar fuerte. Pero es una combinación. No es una nueva variante. No es un nuevo virus”.

La doble vacunación parece ser el elemento decisivo para evitar desenlaces severos.

Los expertos en salud señalan que en Estados Unidos hay vacunas de sobra para inmunizar a quienes lo necesiten contra el COVID-19 y contra la influenza, y recomiendan aplicarse ambas vacunas al mismo tiempo.

Según el doctor Fermín Leguen, director médico del Distrito de Salud Sur de Nevada, la demanda de vacunas «está muy por debajo de la capacidad” para vacunar en este momento.

Esta semana, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió no usar las palabras como «deltacrón» o «flurona» para hablar de COVID-19.

«No usemos palabras como deltacrón, flurona o flurone. Por favor. Estas palabras implican una combinación de virus / variantes y esto no está sucediendo. Es probable que deltacrón sea una contaminación durante la secuenciación. SARSCoV2 continúa evolucionando y consulte la coinfección por gripe», dijo el martes la doctora Maria Van Kerkhove, epidemióloga líder de la OMS.

Según un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, “las personas pueden infectarse por el virus de la influenza y por el virus que causa el COVID-19 al mismo tiempo, y tener síntomas tanto de la influenza como del COVID-19” y señala que “en comparación con la influenza, el COVID-19 puede provocar enfermedades más graves en ciertas personas.

Los síntomas más comunes de la coinfección de COVID-19 e influenza son similares a los de un resfriado fuerte, e incluyen dolor de cabeza, fiebre, dolor de garganta, decaimiento extremo, y en algunos casos infección en los oídos.

Precisamente, por la similitud de estos síntomas con los de un resfriado común, los especialistas recomiendan hacerse la prueba de COVID-19 y la de la influenza a la primera señal de la enfermedad.​

* Con la colaboración de Karen Sánchez, desde Bogotá.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here