En un año marcado por los contagios y la muertes debido al COVID-19, la desinformación sobre la pandemia mortal se ha extendido por todas partes. Polygraph.info examinó algunos de los principales temas de desinformación que han surgido de varios rincones del planeta y donde esas narrativas falsas se superponen.

China

Las autoridades chinas no dan abasto a la demanda de máscaras para protegerse del nuevo brote de un coronavirus en la ciudad de Wuhan. Esta foto muestra a una madre con su hija en Beijing.
Las autoridades chinas no dan abasto a la demanda de máscaras para protegerse del nuevo brote de un coronavirus en la ciudad de Wuhan. Esta foto muestra a una madre con su hija en Beijing.

China se convirtió en el centro de atención durante la pandemia de COVID-19, luego de que se detectaran los primeros casos en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia china de Hubei. La controversia rodeó la falta de transparencia del gobierno chino sobre la enfermedad. Surgieron casos de intentos del gobierno de suprimir las advertencias de los médicos sobre una nueva enfermedad que mata rápidamente a los pacientes. Más tarde, los medios estatales chinos intentaron culpar a EE. UU. por el brote, con múltiples afirmaciones infundadas sobre el origen del virus, supuestamente diseñado en un laboratorio militar estadounidense.

  • Pandemia importada: los medios estatales chinos desvían el origen del COVID-19 Incluso cuando la investigación de la OMS sobre el origen de la pandemia global recién comenzaba, los medios estatales chinos afirmaron que Wuhan no era el origen de COVID-19. Interpretaron erróneamente un estudio italiano, que encontró que las personas habían desarrollado anticuerpos contra el coronavirus antes del brote de Wuhan. Sin embargo, los científicos italianos dicen que sus hallazgos no refutan que el virus se originó en China, solo que la epidemia en China no fue detectada a tiempo.
  • Desinformción China llega a Biolab de EE. UU. con una nueva conspiración de COVID-19 En mayo, el sitio web de Global Times, el periódico del Partido Comunista de China, publicó una noticia que intentaba conectar el brote de infección en el hogar de ancianos en el estado de Virginia de con el laboratorio de bioinvestigación del ejército de EE. UU. en Fort Detrick, Maryland. El artículo afirmó falsamente que el incidente demostró que el coronavirus COVID-19 se originó en EE. UU. Sin proporcionar evidencia para sustentar tales afirmaciones.
  • La cronología oficial del coronavirus de China comienza semanas demasiado tarde El lunes 6 de abril, la agencia de noticias Xinhua de China publicó el texto completo del cronograma oficial de respuesta al coronavirus del país. La cronología del COVID-19 del gobierno comienza con una afirmación de que los primeros casos de «neumonía de causa desconocida» se detectaron en la ciudad de Wuhan a «finales de diciembre de 2019». Eso es falso. La evidencia sugiere que las autoridades chinas sabían de una misteriosa enfermedad a principios de diciembre, pero esperaron para revelar esa información y luego persiguieron a quienes prendieron las alarmas.
  • El Libro Blanco chino elogia la respuesta al coronavirus, pero los críticos dicen que el secreto cuesta vidas En junio, la agencia de noticias oficial Xinhua de China informó sobre la publicación de un libro blanco del gobierno que detalla la respuesta del país al brote del nuevo coronavirus COVID-19 y la pandemia posterior, que afirmaba que no había habido «demoras ni encubrimiento en la respuesta del gobierno chino a el brote de COVID-19. Eso es falso.
    Los informes científicos han dicho que los primeros casos relacionados con COVID-19 se detectaron semanas antes de lo que el gobierno dejó entrever. Un estudio realizado por un grupo de los principales científicos de China y fechado el 21 de febrero concluyó que la «expansión poblacional temprana del SARS-CoV-2» (el nombre del nuevo coronavirus identificado por primera vez en Wuhan) se detectó el 8 de diciembre o antes.
  • Los chinos vuelven a flotar las teorías de la conspiración de Biolab de EE.UU. En abril, el Global Times, administrado por el estado chino, publicó un artículo titulado: «Los científicos ‘no pueden juzgar’ si el laboratorio de EE.UU. es la fuente del virus debido a la falta de respuesta del gobierno». El artículo citaba «informes virales que alegaban que el nuevo coronavirus se filtró de un laboratorio bioquímico militar de Estados Unidos» en Fort Detrick, Maryland. Esas afirmaciones son falsas. La investigación científica sugiere fuertemente que el nuevo coronavirus evolucionó de forma natural. No hay evidencia que vincule el brote de COVID-19 con el laboratorio de Fort Detrick.

Brasil

FILE PHOTO: Brazil's President Jair Bolsonaro adjusts his protective face mask at a press statement during the coronavirus disease (COVID-19) outbreak in Brasilia
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ajusta su mascarilla protectora en un comunicado de prensa durante el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Brasilia el siete de julio del 2020.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha estado a la vanguardia del movimiento de negación del coronavirus. Constantemente ha minimizado la gravedad del virus (inicialmente lo describió como una «pequeña gripe», llamó a la alarma sobre la pandemia «histérica» e incluso asistió a protestas contra el bloqueo). También promovió fuertemente el uso de hidroxicloroquina, el medicamento contra la malaria que no ha demostrado ser efectivo contra el coronavirus, y tomó el medicamento cuando contrajo el coronavirus en julio. Apenas unos meses después de la pandemia, despidió a dos ministros de salud que no estaban de acuerdo con él y se conformó con uno que era un ex general. La retórica y las acciones de Bolsonaro fueron promovidas por sus hijos y aliados en el Gobierno Federal. Brasil tiene actualmente el tercer número más alto de casos de COVID-19 y el segundo número más alto de muertes.

  • El principal funcionario de salud de Bolsonaro ignora un hecho clave sobre el virus Durante una conferencia de prensa el 23 de julio, el ministro de salud interino de Brasil, Eduardo Pazuello, dijo erróneamente que las personas infectadas con el coronavirus pero que no muestran síntomas no pueden transmitir el virus a otras personas. Numerosos estudios han encontrado que la transmisión asintomática está propagando el virus.
  • El hijo de Bolsonaro contrarresta los ataques de coronavirus con mentiras En un tuit del 27 de junio, el hijo del presidente Carlos Bolsonaro, miembro del Ayuntamiento de Río de Janeiro, acusó a periodistas y opositores políticos de tergiversar los esfuerzos del país para contener la pandemia de coronavirus. Siguió con un video que presentaba estadísticas elegidas para demostrar la producción fiscal del país para combatir el virus y fortalecer la economía. El tuit y el video de Bolsonaro son engañosos, tanto en términos de cuánto dinero se había asignado para combatir la pandemia como de cuánto de esos fondos se gastó realmente.

 

México

Two youth wearing face masks ride on a bycicle as the coronavirus disease (COVID-19) outbreak continues, in Xochimilco, Mexico…
Dos jóvenes con mascarillas viajan en bicicleta mientras continúa el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Xochimilco, Ciudad de México, México, 6 de agosto de 2020. REUTERS / Edgard Garrido

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador restó importancia a la gravedad de la amenaza del coronavirus. El 28 de febrero, cuando el país tuvo su primer caso confirmado, el presidente dijo que el virus «ni siquiera era tan malo como la gripe». También ha sido criticado por no usar tapabocas cuando está en público. Los funcionarios estatales sugirieron que las pruebas masivas para el virus no eran esenciales, incluido Hugo López-Gatell, un importante médico del Ministerio de Salud de México. Los informes de quienes trabajan en el frente describen un sistema de atención médica quebrado y la falta de equipo, lo que resulta en la incapacidad de atender adecuadamente a los enfermos.

  • Cinco países latinos donde el número de casos de coronavirus es una incógnita El 14 de junio, AMLO dijo en un video publicado en su página oficial de YouTube: «Estamos dejando atrás la etapa más difícil de la pandemia COVID-19. No es tocar las campanas, no es cantar victoria, pero considero que lo peor ya pasó». Esta afirmación engañosa se produjo poco después de un aumento en el número de nuevos casos de coronavirus en México, con un récord de 5.222 reportados el 12 de junio y casi 3.500 más el 13 de junio, según cifras oficiales.
  • Con el aumento de casos de COVID-19, México distorsiona el diagnóstico de la OMS El 30 de noviembre, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, dijo que «México está en mal estado» con la pandemia de coronavirus. En ese momento, México tenía el cuarto número más alto de muertes por COVID-19 del mundo. Sin embargo, cuando Hugo López-Gatell, viceministro de Salud de México, fue interrogado sobre los comentarios de Ghebreyesus más tarde ese día, desvió las críticas. López-Gatell afirmó que el director general de la OMS no estaba comentando específicamente sobre el gobierno mexicano. Eso es engañoso. Aunque el director de la OMS no se refirió específicamente al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, estaba respondiendo a una pregunta sobre el aumento de casos y muertes por COVID-19 en México.

Venezuela

Venezuelan migrants walk towards the border between Venezuela and Colombia during the coronavirus disease (COVID-19) outbreak,…
Migrantes venezolanos caminan hacia la frontera entre Venezuela y Colombia durante el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en San Cristóbal, Venezuela, 12 de octubre de 2020. Fotografía tomada el 12 de octubre de 2020.

La pandemia del coronavirus golpeó a Venezuela en medio de una crisis económica, política, sanitaria y humanitaria. La hiperinflación, la pobreza y un sistema de salud paralizante significaban que los venezolanos no podían acceder a la atención necesaria si estaban enfermos o intentaban aislarse. Nicolás Maduro, sin embargo, ha ignorado persistentemente la crisis y ha minimizado los efectos del COVID-19 en Venezuela, en lugar de decir que las acciones de su gobierno han tenido éxito en la lucha contra el virus.

  • Maduro se jacta del éxito del coronavirus, ignora el sistema de salud erosionado.  En octubre, el presidente en disputa Nicolás Maduro afirmó que Venezuela había brindado un ejemplo de «coronavirus para todos los ciudadanos», promocionando el éxito de su sistema de cuarentena intermitente 7 + 7. Si bien Venezuela había visto una caída en los casos, las afirmaciones de Maduro eludieron problemas relacionados con la erosión crónica de la atención médica venezolana.
  • Maduro minimiza el desastre del coronavirus en Venezuela En junio, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tuiteó que «todos los días protegemos la salud de nuestra gente». Sin embargo, en un estudio difundido el 8 de mayo, la Academia Venezolana de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales concluyó que «las pruebas realizadas hasta el momento en Venezuela son insuficientes para estimar adecuadamente el verdadero tamaño de la epidemia de COVID-19 en Venezuela». También concluyó que «se estima que la subnotificación es del 63% en el mejor de los casos y del 95% en el peor de los casos sintomáticos al 23 de abril de 2020». Después de la publicación del estudio, Diosdado Cabello lo rechazó y ordenó una investigación al respecto La academia dijo en Twitter que estaba siendo amenazada por «hacer [su] trabajo».
  • Maduro vuelve a restar importancia a las profundidades de la crisis del coronavirus en Venezuela.  El 18 de agosto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tuiteó un video de Norkis Obispo, miembro de la organización política progubernamental Frente Francisco de Miranda, hablando sobre su experiencia al recibir tratamiento por COVID-19 en el Hospital Dr. Egor Nucete. El video se utilizó para pintar una imagen positiva de la atención disponible en el país y los esfuerzos de Venezuela para combatir la pandemia. Solo dos días después del tuit de Maduro, los miembros del personal de enfermería del Hospital Dr. Egor Nucete lanzaron una huelga de brazos caídos. Se negaron a seguir tratando a los pacientes positivos para COVID-19 hasta que se les garantizara el equipo y los suministros de bioseguridad adecuados, junto con «condiciones de trabajo decentes y óptimas» para tratar a los pacientes sin ponerse en riesgo.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here