Los mercados globales se desplomaron este jueves después de la agresión de Rusia a Ucrania, y el petróleo se disparó por encima de los 100 dólares por barril ante temores de posibles trastornos en el suministro global.

Rusia es el tercer productor de petróleo del mundo y el segundo exportador. Los economistas calculan que con los bajos inventarios y las pocas reservas, el mercado petrolero no puede darse el lujo de problemas de suministro.

El crudo Brent LCOc1 aumentó 8,24 dólares a 105,08 dólares el barril y el WTI de Texas ganaba 7,78 dólares a 99,88 dólares por barril, sus mayores precios desde 2014.

En Asia, los principales índices bursátiles cerraron en rojo, y las acciones europeas operaban en baja. El STOXX 600 europeo perdía 3,9% y el DAX alemán 4,7%.

Los contratos a futuro de la acciones estadounidenses operaban en baja también antes de la apertura de Wall Street.

Otros instrumentos afectados fueron las criptomonedas, con pérdidas del bitcóin reportadas en un 7,9% a 34.324 dólares.

Las acciones rusas también cayeron en Moscú al anunciarse la entrada de las tropas rusas en Ucrania, pero el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, dijo que Rusia había creado mecanismos de seguridad para sobrevivir la volatilidad del mercado y que la reacción “emocional” de los mercados financiaros pasaría.

La invasión propulsó también los precios globales de las materias primas a máximos de varios años, cuando los mercados respondieron de manera instintiva a pesar de los constantes flujos de exportación de crudo, gas, granos y metales rusos a Occidente.

Rusia también es un importante productor de aluminio, níquel, platino, paladio, uranio, titanio, carbón, madera y fertilizantes.

[Con información de AP y Reuters]

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here