SAN FRANCISCO, EE.UU. – El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, pidió este miércoles a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que haga de su país una prioridad en la entrega de vacunas contra el COVID-19, citando los devastadores efectos de dos huracanes que azotaron el país en año pasado.

Honduras, que previo a la devastación dejada por las tormentas, ya experimentaba altos niveles de pobreza, se enfrenta actualmente a alrededor de 1.900 millones de dólares en daños, según estimaciones la comisión económica de las Naciones Unidas para la región.

Durante una reunión virtual con representantes de la OMS, el mandatario hondureño pidió priorizar a su país en la distribución de vacunas a través del esquema COVAX, un programa internacional que tiene como objetivo asegurar el acceso justo a las vacunas COVID-19 para los países pobres.

Hasta el miércoles según datos citados por autoridades hondureñas, el país ha reportado 156.606 casos confirmados de COVID-19 y 3.789 muertes.

A través de una nota de prensa el Ministerio de Salud de Honduras afirmó que se ha asegurado 1,4 millones de vacunas AstraZeneca para 700.000 personas. Además dio a conocer que había enviado cartas de intención de compra a los laboratorios chinos y rusos.

Honduras recibirá las vacunas AstraZeneca para 1,9 millones de personas a través del esquema COVAX, y el primer lote está programado que llegue a fines de febrero.

En el país centroamericano más de 4 millones de personas se vieron afectadas por las tormentas Eta e Iota, y 2,5 millones de personas quedaron en situación de necesidad, de acuerdo con un estudio elaborado por la CEPAL a petición del gobierno de Honduras.

El documento presentado a finales de diciembre de 2020 también indica que hasta esa fechas habían unas 92.000 personas en albergues y 62.000 casas afectadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here