Aunque los analistas coinciden en que el incremento de los precios del petróleo puede contribuir a la estabilidad en el poder del presidente Nicolás Maduro, también se traduce en un escenario de “altísimo riesgo político” para el chavismo.

Por ejemplo, la exclusión de los bancos rusos del sistema interbancario Swift podría tener un impacto sobre Venezuela que aún no puede ser medido, advierte el economista y profesor universitario Julio Márquez.

“Pudiera generar serios problemas de caja, por ejemplo, a Petróleos de Venezuela, que estaba pagando a proveedores con cuentas en Rusia. Eso podría estar generando problemas de pago y por lo tanto se pudiera ver afectada la producción petrolera y con ellos los ingresos de Venezuela”, explicó.

“Nadie sabe a ciencia cierta cómo se va a afectar el comercio internacional, pero si este conflicto se mantiene habrá problemas, aún mayores, en la cadena de suministro que ya teníamos con China. En la medida en la que escale el conflicto y Venezuela no levante su producción petrolera pudiéramos pensar que en mediano plazo tengamos una fuerte merma de ingresos fiscales”, dijo Márquez.

Segundo plano

Enderson Sequera, politólogo y director estratégico de la consultora Politiks, sostiene que el hecho de que la comunidad internacional esté enfocada en hallar una solución política y diplomática a la crisis Ucrania, ocasionará que la situación venezolana quede en segundo plano, “lo que favorece a la elite chavista”.

“Mientras estén prestando atención a esta ocupación rusa en Ucrania, van a prestar menos atención a tratar de propiciar una transición democrática en Venezuela”, y añade que, a medida que se prolongue la ocupación, se incrementarán las consecuencias humanitarias, especialmente a nivel de migrantes.

“Tenemos el ejemplo de los refugiados venezolanos, de los refugiados sirios y muchos de ellos tienen impedimentos muy importantes. Imagina la magnitud que puede tener una crisis migratoria de ucranianos vagando por todo el continente europeo. Básicamente ellos pudiesen llegar a cualquier capital de cualquier país importante de Europa”, advierte.

Sin embargo, apunta, la invasión de Rusia a Ucrania generará varios eventos políticos que “terminan siendo muy riesgosos para el chavismo en el poder”.

“Por ejemplo, al sancionar masivamente a Rusia tanto los Estados Unidos como la Unión Europea, afectará la capacidad del chavismo de burlar sanciones. Depende de la arquitectura financiera que socios como Rusia estaban dispuestos a prestarle”, afirma el politólogo a Voz de América.

Sequera ve probable que la Casa Blanca considere aumentar la presión contra los aliados de Rusia en el mundo y especialmente en la región. De hecho, Juan González, director del Consejo de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental, dijo el viernes que las sanciones contra Rusia tendrán impacto sobre “aquellos países que tienen afiliaciones económicas” con ese país.

“Venezuela va a comenzar a sentir esa presión, Nicaragua va a sentir esa presión, al igual que Cuba. Pero, en fin, lo que nosotros queremos son salidas negociadas a la crisis en Venezuela, con una restauración del orden democrático en Nicaragua y queremos que sean los cubanos quienes determinen su futuro, y no una dictadura”.

El director de Politiks reitera que la situación es de “tanto riesgo político” para el chavismo que en el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela divulgado el jueves, si bien deja clara su posición de apoyo a Rusia, “se cuida” de reconocer explícitamente la independencia de las dos regiones separatistas.

“Saben que, de hacerlo, la negociación para levantar sanciones con los Estados Unidos queda totalmente descartada”, subrayó.

El mismo jueves, el orden del día de una de las sesiones de la Asamblea Nacional chavista contemplaba un “Proyecto de Acuerdo en Respaldo a la Decisión de la Federación de Rusia sobre el reconocimiento de la República Popular de Donetsk y la República Popular de Luhansk”.

Pero, horas después, la propuesta fue modificada y el punto excluido.

¿Qué le puede ofrecer Rusia a Venezuela?

Durante los últimos días, Maduro ha reiterado que Venezuela ofrece “todo su respaldo” al presidente Vladimir Putin, “en la defensa de la paz de Rusia”, e incluso afirmó que se ha ratificado el “camino de una poderosa cooperación militar” entre Miraflores y el Kremlin.

Pero, ¿qué puede ofrecer? “Muy poco”, porque “Caracas es más dependiente de Moscú que Moscú de Caracas”, coinciden expertos.

Para el politólogo y ex vicepresidente del Parlamento Latinoamericano, Ángel Medina, en términos reales lo que pudiera ofrecer Maduro a Rusia es “un apoyo declarativo, político, de las pocas voces que defiende a Putin” en Latinoamérica.

“Más allá de eso no tiene nada que ofrecer en términos reales, no tiene nada que ofrecer en términos económicos, políticos-diplomáticos y menos en términos militares. Hoy, lo único que puede utilizar Maduro es la entrada efectiva de Rusia a Ucrania como para congraciarse y presentarlo como una victoria a lo interno”.

Sequera ve poco probable la implementación de bases militares en Venezuela o Cuba, pero considera que Venezuela sirve a Rusia “como una especie de recordatorio”, especialmente para Estados Unidos, de que podría tener una herramienta para “atemorizar” en su continente.

“Las opciones son muy limitadas, creo que lo más importante que le puede ofrecer es la posibilidad de proyección de poder a nivel internacional que es algo de lo cual Rusia carece”, señaló.

¿Y el diálogo?

Rusia es uno de los acompañantes del proceso de diálogo entre el gobierno y la oposición venezolana en México, que fue suspendido a finales del año pasado, después de que el Gobierno de Maduro solicitó la incorporación a la delegación oficialista del empresario colombiano Alex Saab, procesado en Estados Unidos por lavado de activos.

A juicio del internacionalista y profesor de la Universidad Central de Venezuela Félix Arellano, el proceso de dialogo queda “mucho más lejano”, debido a “al aire de fortaleza” de Miraflores con su aliado ruso que, al quedar “aislado del sistema financiero internacional”, no podrá brindar mayor apoyo a Venezuela.

James Story, embajador de Estados Unidos para Venezuela, afirmó esta semana que lo más importante es que los venezolanos se sienten en la mesa de negociaciones y no que Rusia esté presente.

“Estamos dispuestos a aliviar las sanciones siempre y cuando haya un impacto positivo ahí en la negociación, fuera de la negociación creo que sería imposible obtener un beneficio en este momento (…) esperamos que regresen a México, estamos trabajando para que los dos lados regresen a México”, insistió.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here