El FBI está investigando una “estación de policía” no autorizada que China está administrando en Nueva York y forma parte de una red global de precintos similares, dijo el jueves el director del FBI, Christopher Wray.

“Estoy muy preocupado por eso”, dijo Wray en respuesta a una pregunta sobre las estaciones de policía chinas durante una audiencia de la Comisión de Seguridad Nacional del Senado.

“Conocemos la existencia de esas estaciones”, explicó. “Tengo que ser muy cuidadoso para discutir nuestro trabajo específico, pero para mí es indignante pensar que la policía china trate de establecer un local en Nueva York, por ejemplo, sin una coordinación apropiada”.

Wray agregó que esa operación no coordinada “viola la soberanía y elude los procesos regulares de cooperación de policía y judiciales”.

La embajada de China en Washington no respondió a una solicitud de comentario. La Voz de América actualizará este informe para incluir su comentario cuando lo reciba.

En un reporte divulgado en septiembre, el grupo de derechos humanos Safeguard Defenders dijo que China tiene al menos 54 “estaciones de servicio policial” en el mundo, una de ellas en la ciudad de Nueva York y tres en Toronto.

Su tarea es perseguir actividades ilegales relacionadas con China en el exterior, pero estas estaciones de policía son “lo más reciente de la represión trasnacional, que busca vigilar y limitar la expresión política fuera de sus propias fronteras”, dijo el informe.

Las autoridades chinas han dicho repetidamente que las estaciones dan asistencia a los nacionales chinos en el exterior en asuntos regulares, como renovar licencias de conducción, algo que normalmente corresponde a una embajada o consulado.

“Las autoridades de seguridad pública de China cumplen estrictamente las leyes internacionales y respetan la soberanía judicial de otros países”, expresó el jueves el portavoz de la Cancillería china Mao Ning según la radio pública de EEUU.

Wray dijo que el FBI está examinando “los parámetros legales” de la operación policial china en Estados Unidos y está en conversaciones con los departamentos de Justicia y Estado sobre el particular.

Más investigaciones

El FBI no es la única agencia de policía que está investigando las estaciones chinas.

En los dos meses desde el reporte de Safeguard Defenders, al menos 14 gobiernos, entre ellos de Gran Bretaña, Canadá y Alemania, han iniciado investigaciones.

Wray dijo que el FBI ha estado en conversaciones con sus socios internacionales porque las acciones policiales de China no son solo en EEUU.

Mientras declinó decir si las estaciones de policía chinas en EEUU también se usan para vigilar ciudadanos estadounidenses, Wray citó recientes cargos federales a nacionales chinos acusados de “participar en ‘acciones policiales’ no coordinadas aquí en Estados Unidos, y acosar, vigilar y chantajear a personas que no son de su agrado o discrepan con el régimen de Xi (Jinping)”.

En octubre, el Departamento de Justicia, acusó a siete ciudadanos chinos en relación con un mecanismo para obligar a regresar a China a un ciudadano chino que vivía en Nueva York.

En marzo, el Departamento de Estado impuso restricciones de visa a funcionarios del Partido Comunista chino acusados de “actos represivos” contra minorías étnicas y religiosas”.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here