El exasesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Michael Flynn, será sentenciado el martes por mentir al FBI sobre sus contactos con Rusia, y tocará al juez de distrito Emmet Sullivan determinar si el condecorado militar retirado irá o no a la cárcel.

 

Su caso es parte de la investigación que lidera el fiscal especial Robert Mueller sobre una posible colusión entre el equipo de campaña del presidente Donald Trump y Rusia en el período previo a la elección de 2016.

 

Al respecto, el presidente Trump deseó a través de su cuenta de Twitter buena suerte a Michael Flynn y señaló que «será interesante ver lo que tiene que decir a pesar de la tremenda presión que tiene sobre la colusión rusa en nuestra gran campaña política, y obviamente muy exitosa. ¡No hubo colusión!».

 

El fiscal Mueller pidió a Sullivan que no encarcele a Flynn, un ex general, debido en parte a que brindó una cooperación «sustancial» con la investigación.

 

Flynn se declaró culpable en diciembre de 2017 de mentir a los agentes del FBI sobre sus conversaciones con Sergei Kislyak, embajador de Rusia en Washington en ese momento.

 

En enero de 2017 dijo a los investigadores que no había discutido las sanciones de Estados Unidos contra Rusia con Kislyak, cuando en realidad lo había hecho, de acuerdo con su acuerdo de culpabilidad.

 

Mentir al FBI conlleva una sentencia máxima legal de cinco años de prisión. El acuerdo de culpabilidad de Flynn establece que es elegible para una sentencia de entre cero y seis meses.

 

Los abogados de Flynn han solicitado al tribunal un período de probatoria de de no más de un año, con condiciones mínimas de supervisión y 200 horas de servicio comunitario.

 

Además dijeron que Flynn merece un trato de clemencia porque no se le advirtió antes de la reunión con los agentes del FBI que era un crimen mentirles.

 

Sus abogados dijeron también que el entonces Director Adjunto del FBI, Andrew McCabe, le había dicho a Flynn que la «manera más rápida» de conducir la entrevista era sin la presencia del abogado.

 

sente

 

Flynn estuvo solo un mes en su puesto como primer asesor de Seguridad Nacional del gobierno de Trump y renunció cuando salió a la luz que había mentido a funcionarios de la administración sobre sus contactos con el entonces embajador ruso en Estados Unidos.

 

Hasta el momento, Flynn es el único miembro de la administración de Trump que se declara culpable de un crimen descubierto a más de un año del inicio de la investigación de Mueller, que hasta ahora ha involucrado a 32 personas y tres empresas rusas.

 

El presidente Trump niega que hubo colusión y ha calificado la investigación como «caza de brujas». Rusia también niega que se haya entrometido en las elecciones, contrario a las conclusiones a las que han llegado las agencias de inteligencia de Estados Unidos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here