La creación de empleos en Estados Unidos descendió drásticamente en abril en comparación con el mes anterior, lo que fue interpretado como una señal de que las empresas están teniendo problemas para encontrar trabajadores en medio de una recuperación de la economía.

Las cifras divulgadas este viernes por el Departamento del Trabajo reflejaron que la economía solamente añadió 266.000 puestos de trabajo, de 770.000 en marzo.

Con los nuevos casos de coronavirus declinando por día y el levantamiento de las restricciones en casi todos los estados, la cifra imprimió un tono pesimista a las esperanzas de una aceleración de la actividad económica en el país.

Aunque las nuevas solicitudes por desempleo descendieron la semana pasada a su nivel más bajo en 14 meses, la tasa de desempleo subió en abril a 6,1% desde 6% registrado en marzo.

Economistas encuestados por Reuters esperaban que las nóminas avanzaran en 978.000 empleos.

Varios factores, como padres que todavía están en casa porque deben cuidar de sus hijos, retiros relacionados con el coronavirus y los cheques de ayuda fiscal y desempleo, podrían ser responsables de la escasez de mano de obra.

Sin embargo, no se espera que el reporte afecte las expectativas de que la economía entró con paso firme al segundo trimestre y va en camino a anotar su mejor desempeño en casi cuatro décadas.

Las señales son evidentes: muchos estadounidenses que recibieron cheques de alivio federal y suspendieron gastos de viajes y otras actividades en medio de la pandemia han comenzado a gastar en restaurantes, viajes, autos nuevos y casas.

El gasto del consumidor es uno de los principales motores de la economía estadounidense.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here