Wuhan, la ciudad de China donde empezó el COVID-19 hace más de un año, ha vuelto a la vida normal, y sus residentes han retomado sus actividades cotidianas luego de meses de cuarentena absoluta en la primera mitad del 2020. Ello ocurre en un contexto donde se mantienen las críticas al gobierno chino dentro y fuera del país por el manejo, hermetismo y falta de transparencia en la información sobre el coronavirus que ha puesto en vilo al mundo. Después de negarse a recibir expertos, el gobierno chino finalmente dejó entrar recientemente a expertos de la Organización Mundial de la Salud que permanecerán en ese país para rastrear el origen de la pandemia.

 

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here