Cuando el año escolar comience el 1 de septiembre en toda China, todos los estudiantes de primaria y secundaria se enfrentan a una nueva clase obligatoria: el Pensamiento del presidente Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era.

El nuevo plan de estudios destaca cómo el Partido Comunista Chino (PCCh) y Xi, el presidente chino, se están centrando en el control ideológico de la población, ya que el curso, denominado “Pensamiento Xi”, se filtra desde las universidades chinas, donde se introdujo en 2020.

“La propaganda y la instrucción política ha sido parte de la educación en China desde 1949, ya que el Partido Comunista entiende exactamente el poder de moldear la mente de las personas, especialmente cuando son jóvenes y moldeables”, dijo Didi Kirsten Tatlow, investigadora principal del Programa para Asia del Consejo Alemán sobre Relaciones Exteriores en Berlín, Alemania. El líder chino Mao Zedong declaró que el PCCh había fundado la República Popular de China (PRC) el 1 de octubre de 1949.

No es de extrañar, agregó Tatlow, que mientras Xi se prepara para extender su gobierno más allá de los dos mandatos de cinco años que alguna vez fueron habituales, él y el PCCh quiere que su filosofía, o “pensamiento”, se enseñe a niños de hasta 6 años para que parezca una parte tan normal de la educación como las tablas de multiplicar.

“Así es como se controla a la próxima generación y se garantiza el apoyo continuo para el partido y para Xi. Junto con un impulso continuo para ‘construir partido’ en todos los ámbitos de la vida, incluidos los negocios, muestra que Xi y el partido están redoblando sus esfuerzos ideológicos”, explicó Tatlow al servicio de mandarín de la VOA en una entrevista por correo electrónico.

Perry Link, experto en política china contemporánea y profesor distinguido de la Universidad de California, Riverside, estuvo de acuerdo y le dijo a VOA mandarín: “Es hora de que llamemos a las cosas por su nombre. Esto es un lavado de cerebro”.

Directriz emitida

El Ministerio de Educación de China orientó que el nuevo curso sea obligatorio para estudiantes de primaria en su directriz publicada el 24 de agosto, que amplía un requisito que comenzó a nivel universitario en el otoño de 2020.

Según la directriz, las escuelas primarias se centran en “cultivar el amor por el país, el Partido Comunista Chino y el socialismo para que sigan al partido desde una edad temprana”. En la escuela secundaria, la clase mostrará los logros del PCCh y ayudará a los estudiantes a “comprender la esencia del Pensamiento Xi”.

Desde que se convirtió en el líder supremo de China en 2012, Xi ha concentrado el poder y ha fomentado un culto a la personalidad similar a Mao al insertar sus escritos políticos en las obras del PCCh y del gobierno.

Esta no es la primera vez que los pensamientos y la visión de un líder chino para el país se incorporan a los libros de texto. Los trabajos de los ex líderes Hu Jintao, Jiang Zemin y Mao se han incluido en los programas de estudios de las escuelas primarias y secundarias.

Sin embargo, el impulso actual para elevar el Pensamiento Xi se produce cuando el PCCh está intensificando sus esfuerzos ideológicos y políticos para ir más allá de los miembros del partido y apuntar a “toda la sociedad”.

Si bien muchas naciones, si no la mayoría, utilizan los libros de texto escolares como una forma de forjar una identidad nacional, la introducción del nuevo plan de estudios por parte de Beijing coincide con el aumento de los controles ya estrictos sobre la sociedad civil por parte del PCCh, incluso cuando China enfrenta la condena internacional por su tratamiento de la minoría musulmana uigur en Xinjiang y por la represión de la libertad de expresión en Hong Kong.

Cerebros penetrantes

Según el Ministerio de Educación de China, hay cuatro versiones del libro de texto, cada una orientada a diferentes niveles de estudiantes. El nuevo plan de estudios se enseñará en todo el país para asegurarse de que el contenido “llegue al cerebro de los estudiantes”.

El nuevo libro de texto incluye lemas familiares y temas como “No hay una nueva China sin el Partido Comunista” y “La protección de la seguridad nacional es un deber de todos los ciudadanos”. También incluye referencias de actualidad como “‘Un país, dos sistemas’ es un gran invento”, en referencia al modelo de gobernanza que se suponía que garantizaría que el sistema político y legal de Hong Kong permaneciera intacto hasta 2047, o 50 años después que el territorio volvió del control británico al chino en 1997.

Para tener una mejor idea de los nuevos libros de texto, el servicio de mandarín de la VOA leyó la versión de tercer grado, que tiene 52 páginas divididas en seis capítulos.

En el segundo capítulo, titulado “Seguimos al Partido Comunista de todo corazón”, Xi aparece en seis fotos en una subsección llamada “El corazón del abuelo Xi Jinping está con la gente”. Las imágenes lo muestran visitando a niñas sordas en un orfanato en la región autónoma de Mongolia Interior en 2014, estrechando la mano de trabajadores en un sitio de instrucción marina en la ciudad costera de Qingdao en 2018, hablando con residentes de Beijing durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar en 2019, visitando a una familia pobre en Chongqing en 2019, charlando con una familia local en la provincia de Gansu en 2019 y haciendo pasteles de arroz con minorías étnicas en una aldea de la provincia de Yunnan en 2020.

En las ilustraciones, los niños dicen: “El abuelo Xi Jinping nos dice que una persona puede tener muchas aspiraciones, pero la aspiración más importante en la vida debe estar relacionada con el país y la gente “y” el abuelo Xi Jinping nos dice que debemos establecer el valor de ‘el trabajo es glorioso’ cuando somos jóvenes”.

En el quinto capítulo titulado “Somos los sucesores del comunismo”, en una subsección titulada “Las expectativas del abuelo Xi Jinping para nosotros”, las fotos muestran a una Xi sonriente rodeado de escolares, plantando árboles con miembros de la organización comunista conocida como el Cuerpo de Jóvenes Pioneros y en una imagen aparece quieto cuando era niño, con una bufanda roja de dicha organización juvenil alrededor de su cuello.

La última página de la subsección es una carta escrita por Xi para felicitar al Cuerpo de Jóvenes Pioneros chinos por el 70 aniversario de la organización, a la que pertenecen todos los niños chinos de 6 a 14 años de edad.

“Desde que Xi Jinping asumió el poder, especialmente en los últimos años, no solo en los libros de texto de historia escolar, sino también en los archivos de historia del propio partido, se ha visto más a Xi”,  dijo Yang Jianli, fundador del grupo de derechos con sede en Estados Unidos Iniciativas del Poder Ciudadano para China.

Tracy Zhang, maestra y madre de la ciudad de Xi’an, en el centro de China, dijo que los padres tienen poco control sobre lo que sus hijos están expuestos en la escuela. Ella le pidió a la VOA que usara un seudónimo por temor a llamar la atención.

“No podemos controlar lo que las escuelas enseñan a nuestros niños a menos que los enviemos a escuelas internacionales”, dijo al servcio de VOA en mandarín. Los estudiantes deberán aprobar exámenes para graduarse. Entonces no tenemos otra opción. El gobierno probablemente no cree que el lavado de cerebro actual sea suficiente”.

[Lin Yang contribuyó a este reporte]

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here