Estados Unidos y el Reino Unido atacaron el sábado 36 objetivos hutíes en Yemen, en una segunda ola de operativos para incapacitar aún más a los grupos respaldados por Irán que han atacado implacablemente intereses estadounidenses e internacionales tras la guerra entre Israel y Hamás.

Sin embargo, Washington volvió a evitar alusiones directas a Irán, en un esfuerzo para encontrar un equilibrio entre una respuesta contundente e intensificar el conflicto.

El Comando Central estadounidense informó de otro ataque este domingo “en autodefensa contra un misil de crucero antibuques hutí preparado para lanzar contra barcos en el Mar Rojo”, según una publicación en X, antes Twitter.

“Las fuerzas estadounidenses identificaron el misil de crucero en zonas de Yemen controladas por hutíes y determinaron que suponía una amenaza inminente para barcos de la Marina estadounidense y buques mercantes en la región. Esta acción protegerá la libertad de navegación y hará las aguas internacionales más seguras para la barcos de la Marina estadounidense y buques mercantes”, añadió el texto.

Redacción: Voz de América.