Una ola de casos de influenza tiene en vilo al sistema de salud de Estados Unidos de cara al invierno, cuando se reportan la mayor cantidad de casos de enfermedades respiratorias, incluidos el COVID-19 y el RSV o virus respiratorio sincitial.

La población más impactada por el aumento dramático en infecciones son los niños. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su siglas en inglés) reportaron en la última semana tres muertes pediátricas asociadas a la influenza. En el mismo periodo 6.465 pacientes fueron ingresados al hospital con la enfermedad.

“Los hospitales están viendo aumentos repentinos de casos. Estamos experimentando escasez de trabajadores. Entonces, tenemos que reasignar personal a las áreas para asegurarnos de tener suficiente cobertura para estos jóvenes que ingresan al hospital”, dijo a Voz de América Nancy Foster, vicepresidenta de la Asociación Americana de Hospitales (AHA).

En áreas como el Distrito de Columbia, Maryland y Virginia, algunos pacientes enfrentan complicaciones para acceder a una cama de hospital: “estamos muy llenos”, explicó Foster.

“No es un territorio desconocido para nosotros, hemos visto aumentos repentinos de COVID-19 antes y durante la temporada de gripe, también habíamos visto aumentos repentinos de influenza, pero verlo en pacientes tan jóvenes es particularmente desgarrador”, agregó .

Las áreas sureste y centro-sur de EEUU están reportando los niveles más altos de infecciones, seguidas por las regiones del Atlántico Medio y la costa oeste del centro-sur.

“En los pasados seis meses, donde prácticamente regresamos casi a la normalidad, estos virus tomaron fuerza y lo estamos viendo reflejado en este momento. Va a ser importante crear barreras entre nosotros y estos virus para poder tener un fin de año como queremos, para festejar en familia”, explicó a la VOA el doctor Ilan Shapiro, líder médico de la Asociación Médica Nacional Hispana (NHMA).

La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa que puede causar serias complicaciones como una hospitalización o la muerte. Los CDC estiman que durante esta temporada de flu, ya se han reportado 2,8 millones de infecciones, 23.000 hospitalizaciones y 1.300 muertes.

“Lo que estamos viendo, es que las personas que tienen influenza y COVID-19 al mismo tiempo se pueden enfermar más gravemente que las personas que sólo tienen influenza o COVID-19”, dijo Adriana Bialostozky, profesora asociada de pediatría en Vanderbilt University Medical Center, con sede en Nashville, Tennessee.

Hispanos y grupos minoritarios están en mayor riesgo

Personas de grupos raciales y étnicos minoritarios como hispanos, afroamericanos y nativoamericanos, están en mayor riesgo de ser hospitalizadas o morir a causa de la influenza, debido a la disparidad en la tasa de vacunación, de acuerdo con un reporte de los CDC.

“La cobertura de vacunación contra la influenza continúa siendo más baja entre los adultos negros, nativos e hispanos en comparación con la cobertura entre los adultos blancos y asiáticos. La desconfianza en el sistema médico, las percepciones erróneas sobre la seguridad de las vacunas y los niveles más altos de preocupación por los efectos secundarios han contribuido a una cobertura más baja”, asegura el informe.

El riesgo de ser ingresado a cuidados intensivos por efectos de la influenza es 1,1 veces mayor para los adultos latinos, y hasta tres veces más para niños latinos, según los CDC.

“Muchas veces lo que pasa, cuando estoy hablando con pacientes y con padres de familia hispanos, es que falta información. Esperamos y creemos que nos va a ir mejor y es justamente ahí cuando nos agarra la influenza u otro problema porque no estamos preparados”, explicó Shapiro a la VOA.

Las autoridades médicas recomiendan la vacunación anual contra la influenza para todas las personas de seis meses o más.

“Te tienes que vacunar, es la única manera de estar previniendo las complicaciones. No evita que te de la enfermedad, pero definitivamente disminuye tus riesgos a ponerte muy enfermo”, agregó Bialostozky, quien confirmó que “hemos visto que hay diferencias étnicas y raciales en el número de hospitalización. Los afroamericanos son los que más se hospitalizan y después vienen los latinos (…) Los niveles de vacunación también son bajos y necesitamos concientizar que esto es algo que necesitamos mejorar y discutirlo con su médico”.

Además, expertos médicos enfatizaron en retomar el uso de la mascarilla para evitar una infección y mantener el lavado constante de manos como métodos de protección. “Sé que muchas personas están muy cansadas, pero si se usa estratégicamente puede ser muy efectiva para mantener a las personas saludables”, concluyó la vicepresidenta de AHA.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here