Los máximos representantes de Exteriores de Estados Unidos y la Unión Europea, Antony Blinken y Josep Borrell, respectivamente, recalcaron el miércoles sus posturas sobre las consecuencias que tendría un eventual ataque de Rusia a Ucrania.

Ambos cancilleres “hicieron hincapié en la necesidad de una acción coordinada para apoyar la soberanía y la integridad territorial de Ucrania y reafirmaron que cualquier nueva agresión militar rusa contra Ucrania tendría consecuencias masivas para la Federación de Rusia”, según declaración del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Por su parte, la UE, dijo en una declaración que ambos gobiernos reafirmaron el apoyo “a la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Ucrania y enfatizaron la necesidad de que Rusia reduzca la escalada e implemente plenamente los acuerdos de Minsk”.

Rusia ha dispuesto 100.000 tropas a lo largo de su frontera con Ucrania, según estimados occidentales, tras anexarse la península de Crimea en 2014. Estados Unidos, en tanto, ha expresado temores de que Rusia pueda invadir a Ucrania en 2022.

El martes, Blinken dijo que EE. UU. está dispuesto a un intercambio diplomático con el presidente ruso Vladimir Putin, lo que fue recalcado hoy en la conversación con Borrell, al destacar “la importancia de utilizar los canales diplomáticos y los foros internacionales y regionales pertinentes” para solucionar la crisis.

También afloró la preocupación sobre las presiones económicas que actualmente ejerce China sobre Lituania, “que están afectando tanto a las empresas estadounidenses como a las europeas”.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here