EL CAIRO – La embajada de Estados Unidos en Jartum dijo el lunes que la administración del presidente Donald Trump eliminó a Sudán de la lista estadounidense de patrocinadores estatales del terrorismo, una medida que podría ayudar al país africano a obtener préstamos internacionales para reactivar su maltrecha economía y acabar con su estado de paria.

Según una publicación de Facebook de la embajada, la destitución de Sudán fue efectiva a partir del lunes. Una notificación a ese efecto, firmada por el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, se publicaría en el Registro Federal, dijo, y agregó que el período de notificación del Congreso de 45 días ha expirado.

«Este logro viene con numerosas oportunidades para el desarrollo de Sudán», tuiteó el primer ministro sudanés Abdalla Hamdok, y agregó que su país se reincorporó «oficialmente» a la comunidad internacional como una «nación pacífica que apoya la estabilidad global» después de casi tres décadas de aislamiento.

Pompeo dijo en un comunicado que la destitución se produjo después de que el gobierno de transición de Sudán cumpliera con «los criterios legales y políticos» y trazara un «nuevo rumbo audaz lejos del legado» del expresidente autocrático Omar al-Bashir. La exclusión de Sudán de la lista «representa un cambio fundamental en nuestra relación bilateral hacia una mayor colaboración», dijo.

Sudán se encuentra en una frágil transición a la democracia luego de un levantamiento que llevó al derrocamiento militar de al-Bashir en abril de 2019. El condado ahora está gobernado por un gobierno conjunto militar y civil que busca mejores vínculos con Washington y occidente.

La eliminación de la designación de terror abre la puerta para que el gobierno de transición obtenga préstamos y ayuda internacional y rescate su transición a la democracia. La economía de Sudán ha sufrido décadas de sanciones estadounidenses y mala gestión bajo al-Bashir, quien había gobernado el país desde un golpe militar respaldado por los islamistas en 1989.

En la actualidad, Sudán tiene más de 60.000 millones de dólares en deuda externa, y el alivio de la deuda y el acceso a préstamos externos se consideran en general su puerta de entrada a la recuperación económica.

La designación se remonta a la década de 1990, cuando Sudán recibió brevemente al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, y a otros militantes buscados. También se creía que Sudán había servido como un oleoducto para que Irán suministrara armas a los militantes palestinos en la Franja de Gaza.

La exclusión de Sudán de la Lista es también un incentivo clave para que el gobierno de Jartum normalice las relaciones con Israel. Los dos países acordaron tener relaciones diplomáticas plenas, lo que convierte a Sudán en el tercer estado árabe, después de los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, en avanzar para normalizar las relaciones con Israel este año. Después de Sudán, Marruecos también estableció relaciones diplomáticas con Israel.

El general sudanés Abdel-Fattah Burhan, jefe del consejo soberano gobernante, elogió la medida como una «decisión histórica» de la administración Trump. El lunes tuiteó que eliminar a Sudán de la lista «contribuiría a apoyar la transición democrática».

En octubre, Trump anunció que eliminaría a Sudán de la lista si cumple su promesa de pagar 335 millones de dólares a las víctimas estadounidenses del terrorismo y sus familias. Sudán acordó pagar una indemnización por las víctimas de los atentados de 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania, ataques llevados a cabo por al-Qaida mientras bin Laden vivía en Sudán.

Según el anuncio de octubre, una vez que se depositara el dinero de la compensación, Trump debía firmar una orden para eliminar a Sudán de la lista de terrorismo en la que ha languidecido bajo fuertes sanciones estadounidenses durante 27 años.

Desde el anuncio de Trump, el gobierno sudanés también firmó un acuerdo con Estados Unidos que podría detener de manera efectiva cualquier reclamo de compensación futuro que se presente contra el país africano en los tribunales estadounidenses.

Ese acuerdo restaura en los tribunales estadounidenses lo que se conoce como inmunidad soberana al gobierno sudanés. Sin embargo, entraría en vigor después de que el Congreso de Estados Unidos apruebe la legislación necesaria para implementar el acuerdo. Jartum ha dicho que los $ 335 millones en dinero de compensación se mantendrían en una cuenta de garantía hasta entonces.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here