El Departamento del Tesoro de EE. UU. tomó este lunes su mayor iniciativa hasta ahora para cortar el acceso de Rusia a sus propios activos, con medidas contra el Banco Central de Rusia y el Fondo de Inversiones Directas de Rusia, informó la Casa Blanca.

Esto deja a Rusia bajo fuertes presiones diplomáticas y económicas en la segunda semana de su invasión a Ucrania, mientras delegaciones de ambos países conversan de paz, la Asamblea General de la ONU celebra una sesión de emergencia y el rublo se hunde a mínimos históricos.

Según funcionarios de la administración Biden, las medidas de este lunes contra el fondo de guerra de Putin tendrán un gran efecto. La Casa Blanca calcula que el banco mantiene un equivalente de 630.000 millones de dólares en diferentes monedas, incluso dólares.

“El Banco Central de Rusia ha estado tratando de regresar al país o a destinos seguros todos esos activos para poder usarlos para afianzar la economía y su moneda”, dijo un funcionario en una conferencia antes de la apertura de la Bolsa de Valores.

Agregó que “el anuncio de hoy de prohibir las transacciones con el Banco Central de Rusia y con el Fondo Nacional de Inversión dificulta significativamente su capacidad para hacer eso e inhibe su acceso a cientos de miles de millones de dólares”.

“Con nuestras acciones solamente, no podrán acceder a activos en Estados Unidos o en dólares estadounidenses”.

Entre otras medidas conocidas este lunes, el Reino Unido prohibió a las entidades británicas hacer transacciones con el banco central ruso, el ministerio de finanzas y el fondo de inversión, mientras que Singapur anunció una serie de sanciones que incluyen transacciones bancarias y controles de exportación.

El sábado, Estados Unidos y sus aliados apuntaron a la economía y los sistemas bancarios de Rusia expulsando a ciertos bancos usos del sistema global de pagos interbancarios conocido como SWIFT.

La decisión fue anunciada junto a la Comisión Europea, Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania e Italia. Un comunicado expresó que las medidas tienen como objetivo “responsabilizar a Rusia y asegurar colectivamente que esta guerra sea un fracaso estratégico para Putin”.

Los aliados prometieron otros cinco pasos: dirigir “medidas restrictivas que impidan al Banco Central de Rusia acceder a sus reservas internacionales”, tomar medidas para limitar la emisión de pasaportes extranjeros a los rusos acaudalados, lanzar un grupo especial transatlántico que, entre otras cosas, atacar la riqueza de los funcionarios rusos y las elites, y mejorar la coordinación contra la desinformación y otras formas de guerra híbrida”.

El funcionario de la administración Biden dijo este lunes que despojar a los bancos rusos del SWIFT será sentido inmediatamente por Moscú, y que Washington está preparado para ir más lejos si Moscú lo hace.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov dijo a los reporteros este lunes que aunque las sanciones a Rusia son fuertes, ellos la tenían planeadas y tienen “el potencial para amortiguar el daño”.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here