Estados Unidos califica el intento de asesinato del primer ministro de Irak como un ataque a «la soberanía y estabilidad del estado iraquí» y admite que la naturaleza del ataque probablemente apunta a grupos conectados con Irán.

El primer ministro iraquí, Mustafa al-Kadhimi, escapó del ataque del domingo, con drones armados, como lo describieron los funcionarios de seguridad iraquíes, con solo heridas leves, y rápidamente pidió calma.

«Los ataques cobardes con cohetes y aviones no tripulados no construyen patrias y no construyen un futuro», dijo al-Kadhimi en un discurso televisado poco después del ataque, que fue rápidamente condenado por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

El lunes, el Departamento de Estado de Estados Unidos y el Pentágono se hicieron eco de la condena del presidente y advirtieron que el primer ministro iraquí probablemente no era el único objetivo previsto.

«Creemos que esto fue un ataque no solo contra él, sino también contra la soberanía y estabilidad del estado iraquí», dijo a la prensa el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

«El primer ministro Kadhimi representa no sólo al jefe de gobierno, sino que representa al Estado de Irak, y es el comandante en jefe de las fuerzas de seguridad iraquíes», agregó Price.

Nadie se ha atribuido la responsabilidad del ataque, pero fuentes de seguridad iraquíes dijeron a la agencia de noticias Reuters que probablemente fue llevado a cabo por al menos una milicia respaldada por Irán.

Los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que la investigación inicial determinó que tanto los drones utilizados en el ataque como los explosivos fueron fabricados en Irán.

Un grupo paramilitar contactado por Reuters se negó a abordar las acusaciones. No se pudo contactar otros grupos para que hicieran comentarios.

El lunes, por separado, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán dijo en una conferencia de prensa en Teherán: «Todos deben ayudar para que se encuentren los culpables y los orquestadores de este [ataque]».

«El camino hacia la estabilidad en Irak se basa en esa cooperación y el estado de derecho», dijo Saeed Khatibzadeh. «Debemos dar cabida a buenas condiciones para que las organizaciones legales iraquíes apropiadas puedan realizar las investigaciones necesarias».

Los funcionarios estadounidenses se negaron el lunes a comentar directamente sobre la responsabilidad del ataque, pero admitieron que el uso de drones podría apuntar a grupos con vínculos con Irán.

«Hay varios grupos operando dentro de Irak que están respaldados por Irán y que son capaces de este tipo de ataques», dijo el lunes a la prensa el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, en respuesta a una pregunta de la VOA.

Kirby también dijo que si bien Estados Unidos se había ofrecido a ayudar a Irak con su investigación si era necesario, los funcionarios iraquíes aún no habían hecho ninguna solicitud de ayuda.

«Nuevamente, condenamos el ataque y continuaremos haciendo lo que tenemos que hacer para asegurarnos de que nuestras tropas estén protegidas y nuestras instalaciones estén adecuadamente defendidas», dijo Kirby.

[Con información de Nike Ching, VOA]

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here