El empleo en Estados Unidos aumentó menos de lo esperado en diciembre en medio de la escasez de trabajadores y las ganancias laborales podrían seguir siendo moderadas en el corto plazo, ya que la espiral de infecciones por COVID-19 perturba la actividad económica.

Las nóminas no agrícolas aumentaron en 199.000 puestos de trabajo el mes pasado, dijo el Departamento de Trabajo en su informe de empleo el viernes. Los datos de noviembre se revisaron al alza para mostrar que las nóminas aumentaron en 249.000 empleos en lugar de los 210.000 reportados anteriormente. La tasa de desempleo cayó al 3,9% desde el 4,2% de noviembre, lo que subraya el endurecimiento de las condiciones del mercado laboral.

Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado un aumento de las nóminas salariales de 400.000 y la tasa de desempleo cayendo al 4,1%. Las estimaciones de nóminas oscilaron entre 150.000 y 1,1 millones de puestos de trabajo. El gobierno revisó los datos de la encuesta de hogares, que proporciona la tasa de desempleo, durante los últimos cinco años.

Aún así, el informe de empleo esbozó una imagen de una economía que cerró 2021 con una nota alta, incluso si el panorama de la salud pública no ha mejorado tanto como esperaban los funcionarios.

Las ganancias laborales por debajo de las expectativas en diciembre probablemente reflejen escasez de mano de obra, así como anomalías con el llamado ajuste estacional, utilizado por el gobierno para eliminar las fluctuaciones estacionales de los datos.

El gobierno dijo el martes que había 10,6 millones de puestos vacantes a fines de noviembre.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here