Las autoridades de salud pública de Estados Unidos anunciaron este miércoles que será necesaria una dosis de refuerzo para las personas completamente vacunadas contra el COVID-19 y han preparado un plan para administrarla a la población.

Un comunicado atribuido a los principales funcionarios de salud, entre ellos la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky, y el principal especialista en enfermedades infecciosas del país, Anthony Fauci, explicó que “muchas vacunas disminuyen su protección con el tiempo” y reconoce que “dosis adicionales podrían ser necesarias para una protección de larga duración”.

“Basados en nuestras últimas evaluaciones, la actual protección (…) pudiera disminuir en los próximos meses, especialmente entre aquellos que tienen un alto riesgo o que fueron vacunados en las primeras fases de inoculación”, dijo el comunicado.

La nota reiteró que “las vacunas contra COVID-19 autorizadas en EE. UU. siguen siendo muy efectivas en reducir la enfermedad grave, las hospitalizaciones y las muertes, incluso contra la variante delta que circula ampliamente”.

Sin embargo, “la evidencia refleja que estamos empezando a ver una reducción de la protección contra la enfermedad ligera y moderada” del COVID-19.

Los funcionarios dijeron que ya desarrollaron un plan para comenzar a ofrecer esas dosis de refuerzo este otoño, sujetas a que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) haga una evaluación independiente de la seguridad y la efectividad de una tercera dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna basada en la revisión de la evidencia.

“Estamos preparados para ofrecer las dosis de refuerzo a todos los estadounidenses comenzando en la semana del 20 de septiembre y ocho meses después de que los individuos recibieran la segunda dosis”.

Las personas que tuvieron preferencia en el principio de la vacunación, como los trabajadores de la salud, los residentes de los asilos de ancianos y otras personas de la tercera  edad probablemente serán elegibles para la dosis de refuerzo.

Los funcionarios anticiparon también que los vacunados con la dosis única de Johnson & Johnson pudieran necesitar la dosis de refuerzo, aunque la administración de esta vacuna no comenzó en Estados Unidos hasta marzo de 2021.

“Nuestra primera prioridad es llevar la delantera con el virus y proteger al pueblo estadounidense con vacunas contra COVID-19 seguras, efectivas y de larga duración, especialmente en el contexto de cambios constantes en el virus y en el panorama epidemiológico”.

Los especialistas hicieron énfasis en la urgencia de la vacunación en Estados Unidos y el resto del mundo, y recordaron que casi todos los casos de enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes por COVID-19 se están observando entre los no vacunados.

El presidente Joe Biden hablará este miércoles sobre la administración de las dosis de refuerzo en EE. UU.

Redacción:  Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here