El parlamento de Dinamarca aprobó el jueves una medida que permitiría a la nación reubicar a los solicitantes de asilo en un tercer país aún sin revelarse, probablemente fuera de Europa.

La medida, propuesta por el gobierno liderado por los socialdemócratas, fue aprobada con una votación de 70 a 24 y, al igual que la legislación del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, permitirá a la administración danesa trasladar a los solicitantes de asilo a centros de detención en países aliados, donde luego se revisarían sus casos desde esos países.

El alto comisionado de las

Naciones Unidas para los refugiados, la Unión Europea y varias organizaciones internacionales han criticado el plan, diciendo que socavaría la cooperación internacional y carece de detalles sobre cómo se protegerían los derechos humanos.

En un comunicado de Bruselas, el portavoz de la UE, Adalbert Jahnz, dijo que el bloque estaba analizando cuidadosamente la nueva ley y dijo que planteaba preocupaciones sobre el acceso a las protecciones para los refugiados y que no es posible según las normas de la UE.

En declaraciones a la agencia noticiosa Associated Press, la portavoz de la organización de defensa y ayuda legal Refugees Welcome, Michala Bendixen, fue más directa. “Esto es una locura, esto es absurdo. De lo que se trata es de que Dinamarca quiere deshacerse de los refugiados. El plan es asustar a las personas para que no busquen asilo en Dinamarca ”.

AP informa que el primer ministro danés, Mette Frederiksen, dijo durante su campaña electoral y nuevamente en enero que aspiraba a tener «cero solicitantes de asilo» en Dinamarca.

Dinamarca aún tiene que llegar a un acuerdo con un tercer país, pero hay negociaciones con varias naciones candidatas, probablemente en África. A principios de este año, el gobierno firmó un acuerdo preliminar con Ruanda sobre cuestiones de inmigración y asilo.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here