Los legisladores estadounidenses han acusado al asediado banco suizo Credit Suisse de limitar el alcance de una investigación interna sobre clientes nazis y cuentas vinculadas a nazis, incluidas algunas que estuvieron abiertas hasta hace unos pocos años.

La Comisión de Presupuesto del Senado dice que un ombudsman independiente contratado inicialmente por el banco para supervisar la investigación fue “terminado inexplicablemente” mientras realizaba su trabajo, y criticó informes “incompletos” que se vieron obstaculizados por restricciones.

Credit Suisse dijo que estaba “cooperando plenamente” con la investigación del comité, pero rechazó algunas afirmaciones del Centro Simon Wiesenthal, un grupo judío de derechos humanos con sede en Los Ángeles, que sacó a la luz en 2020 las acusaciones de posibles cuentas vinculadas a los nazis en el segundo centro de Suiza.

A pesar de los obstáculos, los informes del defensor del pueblo y el equipo de investigación forense revelaron al menos 99 cuentas de altos funcionarios nazis en Alemania o miembros de grupos afiliados a los nazis en Argentina, la mayoría de los cuales no se habían revelado previamente, dijo la comisión el martes.

Los informes «plantean nuevas preguntas sobre el apoyo potencial del banco a los nazis que huyen de la justicia después de la Segunda Guerra Mundial a través de las llamadas ‘Ratlines'», dijo el comité, refiriéndose a una red de rutas de escape utilizadas por los nazis después de la guerra.

La comisión dijo que Credit Suisse “se ha comprometido a continuar con su propia investigación sobre las preguntas que quedan sin respuesta”.

“Cuando se trata de investigar asuntos nazis, la justicia justa exige que no dejemos piedra sin remover. Credit Suisse hasta ahora no ha cumplido con ese estándar”, dijo el senador Chuck Grassley de Iowa, el miembro republicano de mayor rango en el panel de presupuesto.

La comisión “no deja piedra sin remover cuando se trata de investigar a los nazis y buscar justicia para los sobrevivientes del Holocausto y sus familias, y nos comprometemos a llevar a cabo esta investigación”, dijo el presidente Sheldon Whitehouse, demócrata por Rhode Island.

Credit Suisse inició la investigación interna después de que el Centro Simon Wiesenthal dijera que tenía información de que el banco tenía posibles cuentas vinculadas a los nazis que no se habían revelado previamente, incluso durante una serie de investigaciones relacionadas con el Holocausto en la década de 1990.

A finales de esa década, los bancos suizos acordaron pagar unos 1250 millones de dólares a las víctimas nazis y sus familias que acusaron a los bancos de robar, ocultar o enviar a los nazis cientos de millones de dólares en propiedades judías.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here