Los militares de Corea del Sur y Estados Unidos preparaban el jueves grandes maniobras con fuego real cerca de la frontera con Corea del Norte, pese a las advertencias de Pyongyang de que no toleraría lo que describió como un hostil ensayo de invasión a sus puertas.

Las maniobras son las primeras de cinco ejercicios de los dos aliados programados hasta mediados de junio, y coinciden con el 70 aniversario de la alianza militar entre Seúl y Washington. En otras ocasiones, Corea del Norte ha reaccionado a esos grandes ejercicios con pruebas de misiles y otras armas.

Desde principios de 2022, Corea del Norte ha hecho lanzamientos de prueba de más de 100 misiles, pero ninguno desde que lanzó un misil balístico intercontinental de combustible sólido a mediados de abril.

Pyongyang alega que su rápida sucesión de pruebas responde al incremento de maniobras militares de Estados Unidos y Corea del Sur, aunque los expertos creen que Corea del Norte intenta avanzar su desarrollo armamentista para conseguir concesiones de sus rivales en un proceso diplomático posterior.

Los ejercicios previstos por Corea del Sur y Estados Unidos, llamados “maniobras combinadas de potencia de fuego de aniquilación”, podrían ser los más grandes de su clase hasta ahora.

Funcionarios del Ministerio de Defensa surcoreanos dijeron que las maniobras de este año incluirían cazas furtivos, helicópteros de combate, tanques y sistemas de lanzacohetes múltiples surcoreanos y de Estados Unidos.

En un principio no estaba claro cuántos soldados participarán, aunque ejercicios anteriores en 2017, los más recientes, movilizaron a unos 2.000 soldados y 250 equipos militares de los dos países.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here