Una nueva prueba de misiles de Corea del Norte reportada este miércoles por la prensa oficialista involucró un arma hipersónica, un componente adicional a su creciente arsenal.

La agencia de prensa norcoreana KCNA publicó la primera fotografía del misil hipersónico, llamado Hwasong-8, cuando era lanzado el martes por la mañana en la provincia de Jagang.

El despacho informó que el ensayo fue exitoso y que el misil hipersónico es una de las “tareas más prioritarias” del plan de defensa de cinco años presentado por el líder norcoreano Kim Jong Un en un evento político en enero.

Los expertos en defensa afirman que el desarrollo de los llamados vehículos de desplazamiento hipersónico (HGV) es la prueba más reciente de que Corea del Norte está tratando de penetrar las defensas de misiles de EE. UU. tanto en el noreste de Asia como en el territorio americano.

Al igual que la mayoría de los misiles balísticos, los HGV vuelan a velocidades hipersónicas, o cinco veces más rápido que la velocidad del sonido, pero en teoría son más difíciles de detectar e interceptar, ya que pueden mantener una trayectoria a bajas altitudes y hacer maniobras en pleno vuelo.

“Un misil hipersónico sería otro medio de lanzar ataques precisos en la península a través de las defensas de misiles aliadas”, dijo Adam Mount, un miembro de la Federación de Científicos Estadounidenses.

Desde que reanudó las pruebas de misiles en 2019 en medio de un fracaso de las conversaciones con Estados Unidos, Corea del Norte ha revelado múltiples sistemas de armamentos concebidos para sobrecargar o evadir las defensas de misiles estadounidenses.

Esos nuevos sistemas incluyen misiles crucero de largo alcance ensayados a principios de este mes y misiles de corto alcance que pueden ser guiados en pleno vuelo.

Otras armas incluyeron tecnología para lanzar misiles desde vehículos, trenes y eventualmente submarinos, lo que permite que su arsenal sea más difícil de detectar y le da más capacidad de sobrevivir en una guerra posible.

Aunque no todas las armas han sido emplazadas o sometidas a ensayos definitivos, su conjunto representa una formidable amenaza para Estados Unidos y sus aliados, advierten los analistas.

“Con tantas capacidades en demostración, pero no totalmente probadas, la alianza (entre EE. UU. y Corea del Sur) tendrá que preparase para cualquier cosa en una crisis”, dijo Mount a la Voz de América.

[Con información de William Gallo, VOA NEWS]

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here