Las cuadrillas de rescate brasileñas regresaron el domingo al fangoso terreno para reanudar la búsqueda de cientos de personas desaparecidas luego de que una presa se desplomó y las operaciones se suspendieran varias horas ante el riesgo de que otra presa cediera.

 

El número de muertos confirmados aumentó a 58 mientras que unas 300 personas continúan desaparecidas a causa de la avalancha el viernes de desperdicios de mineral de hierro generados por una mina, informó la oficina de Defensa Civil en el estado de Minais Gerais.

 

Horas antes, las autoridades suspendieron las operaciones de búsqueda y evacuaron varios vecindarios en la ciudad de Brumandinho, en el sureste del país, que se encontraban dentro del alcance de la segunda presa B6, propiedad de la compañía minera brasileña Vale. Unas 24.000 personas recibieron la orden de reubicarse en terrenos elevados, pero por la tarde los ingenieros civiles señalaron que ya no había riesgo en la segunda presa.

 

Algunas zonas fangosas parecían estar secándose, lo que podría ayudar a los bomberos a acceder a zonas previamente inalcanzables. El domingo en la tarde llegaron más de 100 soldados israelíes y otro personal de rescate para integrarse el lunes a las labores de búsqueda.

 

Incluso antes de que se suspendieran brevemente las labores de rescate, la esperanza de que familiares y amigos hubieran sobrevivido al tsunami de desperdicios de mineral de hierro a causa del desplome del viernes comenzaba a transformarse en angustia e ira ante la creciente posibilidad de que muchos de los desaparecidos hayan fallecido.

 

Además se incrementaban la indignación hacia Vale y los interrogantes sobre la aparente falta de un sistema de alerta.

Caroline Steifeld, quien fue evacuada, dijo que escuchó sirenas de alerta el domingo, pero ninguna el día en que la presa se vino abajo.

 

“Sólo escuché gritos, personas pidiendo que saliéramos. Tuve que correr con mi familia hacia un terreno más elevado, pero no hubo ninguna sirena”, señaló. Añadió que uno de sus primos está entre los desaparecidos.

 

buscapre

 

Varias personas más que fueron entrevistadas por The Associated Press hicieron denuncias similares. En un correo electrónico, Vale dijo a la AP que cuenta con ocho sirenas en el área, pero “la velocidad con la que ocurrieron los hechos imposibilitó activar la alarma” en la presa desplomada.

 

Romeu Zema, gobernador del estado de Minas Gerais, dijo que por ahora la mayoría de los esfuerzos se concentrarán en recuperar cadáveres.

 
El río de lodo y desperdicios mineros llegó hasta la comunidad de Vila Ferteco y a una oficina administrativa de Vale que estaba ocupada. El sábado se asomaban techos debajo de un extenso campo de lodo, el cual también cortó caminos.

Algunas personas apenas lograron escapar con vida.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here