La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se podría convertir el jueves en la presidenta, cuando los demócratas tomen el control y pasen a ser mayoría en medio de un cierre parcial del gobierno que intentarán revertir.

 

Pelosi sería elegida como presidenta de la Cámara, por segunda vez. De esta manera, la liberal de San Francisco regresará a uno de los puestos más poderosos de Washington.

 

En declaraciones preparadas para su discurso de toma de posesión, Pelosi hace un guiño a la nueva etapa de gobierno dividido con el compromiso de «tender la mano a los dos lados de la cámara y a las divisiones en esta gran nación».
Pelosi señala que la tribuna de la Cámara debe ser la «asamblea ciudadana de Estados Unidos» y un lugar donde la gente verá debate y donde sus voces se escuchen y afectarán a las decisiones de los legisladores, apuntó.

 

Según Pelosi, entre las prioridades demócratas está la rebaja del costo de la atención médica, la inversión en infraestructuras verdes y «restaurar la integridad» del gobierno.

 

La legisladora californiana es la única mujer que ha ostentado la presidencia de la cámara y se unirá al selecto grupo de funcionarios que repitieron en el cargo.

 

Se espera que después de su elección y la juramentación oficial de Nancy Pelosi, la Cámara de Representantes apruebe un proyecto de ley para poner fin a un cierre parcial del gobierno sin financiar un muro en la frontera con México.

 

De esta manera, los demócratas culparán al presidente Donald Trump y los republicanos por el cierre de 13 días del gobierno que ha dejado paralizado a al menos 800.000 trabajadores federales.

 

Por su parte, el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, dijo el miércoles que su cámara, aún en manos de los republicanos, no votará sobre la legislación, calificándola de «espectáculo político» y sin posibilidad de éxito.

«Le estamos pidiendo al presidente que abra el gobierno», dijo Pelosi a los reporteros fuera de la Casa Blanca el miércoles después de otra reunión improductiva con Trump sobre el asunto. «Les hemos dado a los republicanos la oportunidad de dar un sí por respuesta».

 

El proyecto de ley de detención de cierre de los demócratas se parece mucho a uno que ganó un apoyo bipartidista abrumador en el Senado, que los líderes demócratas dicen que recaerá sobre los republicanos la responsabilidad de aceptarlo o claramente reconocer el cierre.

 

busca

 

La demanda de Trump de $ 5 mil millones en fondos para un muro a lo largo de la frontera de EE. UU. y México desencadenó el cierre que afectó a cerca de una cuarta parte del gobierno federal.

 

McConnell señaló anteriormente que los republicanos del Senado no aprobarían una medida de gasto que Trump no apoya. El líder del Senado ha estado ausente en gran medida de las discusiones sobre el cierre y se remitió a la Casa Blanca luego de que Trump lo sorprendió al rechazar sus intentos anteriores de mantener abierto al gobierno sin financiar el muro.

 

Los líderes del Congreso dijeron que regresarían a la Casa Blanca el viernes para reanudar las conversaciones con Trump, una señal de que es probable que el gobierno permanezca cerrado por el resto de la semana.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here