Los formuladores de políticas occidentales siguen tan desconcertados ahora como lo estaban sus homólogos en vísperas de la Guerra Fría hace cuarenta años sobre las intenciones geopolíticas de Rusia.

¿Se está preparando el Kremlin para lanzar una invasión a su vecina Ucrania -que cada vez más se ve a sí misma como parte de Occidente- si se rechazan las amplias garantías de seguridad que ha exigido Rusia? ¿O es la ominosa acumulación militar rusa a lo largo de las fronteras de Ucrania un ejercicio de política arriesgada, una maniobra del presidente Vladimir Putin para tratar de exprimir más de lo que de otro modo obtendría de los aliados de Estados Unidos y Europa en la mesa de negociaciones?

Las respuestas a esas preguntas pueden comenzar a llegar el lunes tras la reunión entre altos funcionarios estadounidenses y rusos en Ginebra para discutir las demandas del Kremlin para que la OTAN retire cualquier presencia militar de los antiguos países satélites soviéticos de Europa Central y reduzca la escala de la crisis sobre Ucrania.

Hace unas ocho décadas, los políticos occidentales también estaban tratando de descifrar las intenciones del dictador soviético Joseph Stalin, un líder comunista de cuyo legado Putin ha hecho mucho para tratar de rehabilitar.

Guy Liddell, un alto funcionario de la inteligencia británica, lamentó en su diario en febrero de 1948 lo difícil que era comprender si la Rusia soviética estaba planeando una agresión militar.

Mientras que el Kremlin proclamó intenciones pacíficas y dijo que sus maniobras eran “estratégicamente defensivas”, Liddell registró en su diario que las acciones rusas -desde los preparativos militares hasta las campañas de propaganda, desde las intervenciones hasta los “intentos de disrupción”- eran las mismas que acompañarían a una “política planeada para la agresión” y las potencias occidentales, por lo tanto, no tuvieron más opción que prepararse para lo peor y permanecer alerta.

Solo dos semanas después, los comunistas dirigidos por el Kremlin tomaron el control final del gobierno de la entonces Checoslovaquia. La pérdida de la última democracia que quedaba en Europa del Este concluyó la partición de Europa, congelando las dos mitades del continente en una Guerra Fría de cuatro décadas.

Los estrategas políticos ahora están divididos sobre lo que Putin tiene en mente al hacer acampar a más de 100.000 soldados en las fronteras de Ucrania, y si la acumulación militar está impulsada por el aventurerismo o una sensación de inseguridad, fuera de lugar o no.

El escenario de Europa

Algunos diplomáticos occidentales temen que Putin tenga la intención de que las conversaciones fracasen, por lo que tiene un pretexto para profundizar en Ucrania, en una repetición de 2014, cuando Rusia se anexó la península de Crimea y se apoderó de una gran parte de la región de Donbass en el este de Ucrania.

Dsipositivos rusos listos para ser enviados ante la escalada de protestas en Kazajastán en enero de 2022.
Dsipositivos rusos listos para ser enviados ante la escalada de protestas en Kazajastán en enero de 2022.

También están luchando con las opciones disponibles para tratar de disuadir al líder ruso de realizar movimientos militares dramáticos en Ucrania. Y aunque todos los miembros de la OTAN se han sumado a Estados Unidos para advertir sobre las terribles consecuencias y las sanciones económicas punitivas en caso de que Rusia se acerque a Ucrania, hay matices importantes entre los aliados, algunos mandatarios occidentales suenan más duros que otros.

El nuevo canciller de Alemania, Olaf Scholz, que quiere una reunión cara a cara con Putin a finales de este mes, habló de restablecer las relaciones con Moscú y recientemente habló de buscar «un nuevo comienzo», aunque también advirtió sobre las graves consecuencias en el caso de otro asalto ruso a Ucrania.

El presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, ha sido mucho más duro y desafiante en sus declaraciones públicas, reiterando el derecho de su país a unirse a la OTAN, si los finlandeses así lo deciden, y rechazando rotundamente las demandas rusas de que la OTAN no admita nuevos miembros.

Suecia, que no es miembro de la OTAN pero ha estado profundizando la cooperación militar con el bloque, también está irritada por las amplias demandas de Moscú de no ampliar más la OTAN, y su ministra de Relaciones Exteriores, Ann Linde, subraya que Moscú no tiene derecho a dictar qué países pueden unirse a la alianza militar transatlántica.

“No debería depender de Rusia si podemos unirnos o no a la OTAN”, dijo Linde el viernes.

Ronda de conversaciones

En las conversaciones formales de esta semana, los funcionarios de la OTAN han descartado las demandas de seguridad de gran alcance de Rusia como imposibles y no viables. Las demandas incluyen el cese de una mayor ampliación de la OTAN y la reducción de cualquier presencia militar de la alianza en las siete de las ocho ex repúblicas soviéticas y estados satélites de Europa Central que se unieron a la alianza occidental en oleadas desde 1999. El Kremlin también exigió la retirada de las armas nucleares tácticas estadounidenses de Europa, pero no ha ofrecido restricciones recíprocas sobre su arsenal de misiles tácticos.

Las conversaciones bilaterales entre Estados Unidos y Rusia en Ginebra, que están dirigidas por parte de Estados Unidos por altos funcionarios del Departamento de Estado, serán seguidas esta semana de negociaciones del consejo Rusia-OTAN en Bruselas y una reunión en Viena de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, un organismo que incluye a Rusia, Ucrania y todos los países de la OTAN. Equivale a una semana de diplomacia de alto riesgo que no se había visto desde la Guerra Fría con Putin aparentemente decidido a entablar un diálogo sobre toda la futura arquitectura de seguridad de Europa y las potencias occidentales tratando de limitar las discusiones.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, advirtió contra «discusiones interminables, que es algo que Occidente sabe hacer y por lo que es conocido». Su jefe, el presidente Putin, también ha dicho que no está preparado para que las conversaciones se prolonguen por «tonterías» durante las últimas décadas. “Se entregarán a charlas interminables sobre la necesidad de negociaciones”, dijo recientemente en la televisión rusa.

Algunos políticos occidentales sospechan que Putin está tratando de apresurarse porque la política arriesgada podría debilitar la resolución occidental y romper su unidad. Pero el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, dijo el domingo a CNN que le preocupa que el objetivo de Putin sea “volver a ejercer una esfera de influencia sobre países que anteriormente formaban parte de la Unión Soviética”. Y agregó: “No podemos volver a un mundo de esferas de influencia. Esa fue una receta para la inestabilidad, una receta para el conflicto, una receta que condujo a las guerras mundiales”.

Andrew Marshall del Atlantic Council, un grupo de investigación de EE. UU., dice que las apuestas geopolíticas pueden cambiar la era. “El resultado de esta disputa podría reescribir decisivamente los términos de seguridad en el continente europeo para toda una generación, tal como lo hicieron las decisiones de la década de 1990 después del final de la Guerra Fría”, explicó en un comentario reciente.

¿Putin se conformará con algo menos que un revanchista que hace retroceder el reloj a la era cuando Moscú controlaba la mitad de Europa? La táctica occidental parece ser tratar de arrastrar a Putin a la maleza y discutir algunos arreglos de seguridad europeos en los que ambas partes tienen interés en llegar a acuerdos. El ministro de Relaciones Exteriores de Suecia, Linde, señala los controles de armas y las reglas sobre el tamaño y la frecuencia de los ejercicios militares cerca de las fronteras. Linde dijo a la revista Foreign Policy que las intenciones de Moscú siguen sin estar claras, pero que “dar a la diplomacia y al diálogo una oportunidad de funcionar siempre es mejor que las actividades militares”, aseguró.

Otros analistas creen que Putin, en última instancia, se centra en Ucrania y en lograr que regrese a la órbita rusa y que las demandas más amplias sobre la arquitectura de seguridad europea son un caso de lo que el exdiplomático estadounidense Henry Kissinger describió una vez como la tendencia rusa de “patear todas las puertas y ver de cuáles de ellas caen sus bisagras”.

El comentarista ruso Vladimir Frolov cree que Putin está empeñado en garantizar que Ucrania tenga que “elaborar su relación con Rusia en los términos de Rusia”, pero teme incluso que un objetivo más limitado sea poco probable.

“Sigue siendo probable una escalada, debido a los requisitos poco realistas que se realizan en plazos artificialmente cortos”, zanjó.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here