Algunos adornos y luces, pero sin mayores pretensiones, dan cuenta del ánimo navideño en Caracas, afectado por la crisis que atraviesa el país y la pandemia, pero que se rehúsa a desaparecer del todo, según comentaron ciudadanos consultados por la VOA.

Este año estas festividades se dan sin mayores restricciones tras la decisión del gobierno venezolano de suspender desde noviembre y hasta finales de año el método ‘7+7′, un sistema con el que se alterna una semana de flexibilización económica con otra de cuarentena, como medida contra el COVID-19.

Sin embargo, ciudadanos como Gustavo Rojas, describe el ambiente como “difícil” y “apagado”.

“Entre la pandemia y el alto costo de la vida, y todas las situaciones, la gente está más apagada (…) El poquito que tienen me imagino que lo guarda para la comida, para estar gastando en luces, y unas luces led te cuestan 20 dólares, cualquier adornito no te baja de 10 dólares”, explica a la Voz de América

En esta tienda en Caracas tenían la estrella para coronar el árbol en 10 dólares, una oferta de 4 paquetes de 100 luces por 20 dólares, y un juego de tres esferas decorativas a 9 dólares. Foto: VOA
En esta tienda en Caracas tenían la estrella para coronar el árbol en 10 dólares, una oferta de 4 paquetes de 100 luces por 20 dólares, y un juego de tres esferas decorativas a 9 dólares. Foto: VOA

Rojas comenta que no va a decorar su hogar “porque no hay ánimo”; sin embargo, invita a seguir celebrando la festividad, teniendo presente que la pandemia continúa.

Un factor que entra en juego, como mencionó Rojas, es cuánto puede costar armar la navidad en la casa.

“Cada quien se acomoda de acuerdo a su presupuesto y, pues, evidentemente no podemos dejar pasar la temporada por alto”, comenta a la Voz de América, Karelis Singler, cajera en una piñatería en el este de la capital venezolana que se transforma en tienda navideña para la temporada.

Singler expone que este año ha salido mercancía, pero explica que compañeras vendedoras, que a diferencia de ella tienen experiencia de temporadas anteriores, le aseguran que el año pasado estuvo un poco “más fluida la venta”.

“A veces vienen muchos clientes que dicen: no mira, nada más necesito dos luces porque fue lo que se me quemó, si acaso compro uno o dos adornos y ya, porque ya tengo de navidades anteriores cosas que me han quedado. Como tenemos otros clientes que están llevando mercancía totalmente nueva”, explica Singler.

En esta tienda, explica la trabajadora, los pinos artificiales más sencillos de 1,20 metros estaban a partir de los 25 dólares. Los pinos naturales marcaban desde 100 dólares, pero en el remate pueden conseguirse hasta en 60 dólares. Parte de decoración de la época es el nacimiento o pesebre, que estaba, dependiendo del material y el tamaño, entre 10 dólares y 30 dólares.

Además de los pino tradiciones, las tiendas venezolanas ofrecen de distintos colores, algunos "nevados", con luces e incluso adornos, y que en algunos casos pueden superar los 100 dólares. Foto: Luisana Solano - VOA.
Además de los pino tradiciones, las tiendas venezolanas ofrecen de distintos colores, algunos «nevados», con luces e incluso adornos, y que en algunos casos pueden superar los 100 dólares. Foto: Luisana Solano – VOA.

El ingreso mínimo mensual en el país es de 10 bolívares, o poco más de dos dólares, al tipo de cambio oficial. Sin embargo, según Índice de Remuneración de los Trabajadores (IRT) del Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), para enero, la remuneración mensual promedio era 55 dólares, con una importante brecha entre el sector privado y el público.

“Mucha gente no está muy animada (…) tantas cosas, situación en el país y la pandemia”, comenta a la VOA Luisa Araca, una venezolana consultada, quien confiesa que empezó a decorar su casa con los adornos de años anteriores, pero no ha terminado.

Araca explica que sí considera se han visto afectada las tradiciones de la época. “La reunión familia, ¿cómo te reúnes tú con todos los familiares como antes? No se puede, o no se debe”, para evitar contagios, comenta.

Entre tanto, Sofía Hermoso, vendedora en una pequeña tienda de juguetes y otros detalles en el oeste de Caracas, concuerda al señalar que las circunstancias han afectado la manera en la que el venezolano celebraba esta festividad.

Aún así, agrega a la Voz de América que: “Se ha visto que la gente quiere cuidar, quiere preservar, la ilusión a los niños (…) quiere mantenerle la ilusión bonita de lo que es la navidad, el compartir con sus seres queridos, ahorita con la situación pandemia poco, no con tanta gente (…) por lo menos el juguete, la ropa, han procurado dárselo a los niños”.

Esta vendedora comenta que, a pesar de la pandemia, ha visto movimiento. “No como en años anteriores, pero sí se ha estado moviendo un poco, por lo menos este rubro del comercio”. Los juguetes en esta tienda van desde los 6 dólares hasta 180 dólares, explica.

Hermoso señala que: “La ropa siempre se ha movido, los juguetes sí es lo que ha constado un poco salir; sin embargo, siempre hay gente que llega por uno en específico”.

Otro aspecto importante de esta festividades es la comida. En el caso venezolano, uno de los platos insignia son las hallacas. Ángel Alvarado, economista y miembro del OVF, indicó a la VOA que los costos de elaboración de este plato han aumentado un 40% en comparación con el 2021. De decidir comprarlas hechas, los precios pueden variar de entre 2 a 10 dólares.

A inicios de octubre, el presidente venezolano Nicolás Maduro afirmó que había llegado la navidad “al Palacio de Miraflores y a todo nuestro país”, compartiendo un video en su cuenta de Twitter en donde mostraba las decoraciones del palacio de gobierno.

“En Venezuela vamos a tener unas navidades felices”, afirmó el mandatario en su publicación. Además, la Cruz del Ávila, símbolo de la temporada ubicada en la montaña que rodea la capital del país, fue encendida el pasado 31 de octubre.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here