Con pedazos de madera descartada en los talleres de carpintería regulares, Edgar Julián Nicaragua Carballo empezó una empresa llamada “Detalles” en la que elabora mesas, comedores y otros muebles.

Carballo estableció su negocio a la orilla de la Carretera Panamericana en la ciudad de Catarina, a unos 40 kilómetros al sur de Managua, aprovechando que la localidad es uno de los puntos turísticos más visitados de Nicaragua, debido a su clima, vegetación y un mirador en el que se aprecia una famosa laguna.

El Taller Detalles tiene ocho años de fundado, pero no fue hasta hace cuatro que empezó a crecer, según su propietario, quien se vio obligado a invertir cuando quedó desempleado.

Edgar Julián Nicaragua Carballo, propietario del Taller Detalles en Catarina. Foto Houston Castillo, VOA.
Edgar Julián Nicaragua Carballo, propietario del Taller Detalles en Catarina. Foto Houston Castillo, VOA.

“Yo ejercí la profesión en la cual me formé, sin embargo, hubo un tiempo que me quedé sin trabajo y empecé a trabajar con mi hermano que había logrado conformar su negocio”, cuenta Nicaragua Carballo.

Relata que se inspiró en él y decidió apostar en una empresa propia. “Vi cómo mi hermano salió adelante y yo traté de lograr un sueño que tenía de trabajar en algo mío y empecé con artesanías que mezclaba con plantas hasta llegar con lo que tenemos hoy”.

“Empezamos a trabajar con madera que normalmente es descartada por la carpintería tradicional: ramas, troncos, raíces, tablones con grietas y hemos venido tratando de rescatar ese material desechable y crear piezas que pueden decorar desde una casa hasta un hotel”.

Otros residentes de Catarina tienen sus propios negocios de venta de artesanías creadas por ellos mismos. Foto Houston Castillo, VOA.
Otros residentes de Catarina tienen sus propios negocios de venta de artesanías creadas por ellos mismos. Foto Houston Castillo, VOA.

Aledaños al negocio hay una variedad de pequeños emprendimientos en donde se venden plantas naturales que abastecen parte del Pacífico nicaragüense. La mayoría son de pobladores que al igual que Julián, decidieron apostar por negocios propios.

De igual forma, hay una variedad de locales en donde se ofertan artesanías elaboradas por los lugareños.

El propietario del Taller Detalles cuenta que parte del éxito fue que interactuó con los clientes, quienes llegaban con algunos diseños de muebles y accesorios para el hogar que necesitaban.

“Todo lo que tenemos aquí es porque estamos seguros que el cliente lo ha aceptado. Algunos venían con algunas ideas y las hacíamos”, dice.

El mirador de Catarina es uno de los lugares más atractivos para los turistas en Nicaragua. Foto Houston Castillo, VOA.
El mirador de Catarina es uno de los lugares más atractivos para los turistas en Nicaragua. Foto Houston Castillo, VOA.

Los clientes del negocio en su mayoría son nacionales y un 20% extranjeros, aunque espera que en un futuro pueda dividirse en partes iguales.

Las piezas que hace con los desperdicios de maderas de las carpinterías oscilan entre 20 dólares hasta 1.500. Todo depende de la complejidad del producto o lo que solicite el cliente.

Añade que también vende plantas de rápido crecimiento como parte del compromiso que tienen los pobladores de mantener el clima fresco que hace atractiva la ciudad.

“Catarina es uno de los municipios más turísticos del país, desde las plantas, hasta un hermoso mirador que da acceso a una laguna, a la vista de un volcán. Nuestra idea era explotar esa belleza natural que nosotros tenemos y podérsela ofrecer al cliente para que se lleve un pedacito de esta belleza a su casa”.

Actualmente trabajan cuatro personas en el negocio, aparte del propietario y su esposa.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here