Enfrentamientos, marchas y bloqueos enrarecen un escenario de conflicto en Bolivia, donde sectores liderados por los Comités Cívicos iniciaron un paro nacional el lunes en rechazo a una ley de “Legitimación de Ganancias Ilícitas y Financiamiento al Terrorismo”, promovida por el Gobierno.

Los manifestantes consideran que el oficialismo intenta «imponer» un «totalitarismo económico y financiero», pero el presidente Luis Arce rechazó el miércoles que la ley vaya a afectar a los más pobres y llamó a sus partidarios a defender la democracia.

“¿Ustedes creen que nosotros, que hemos salido del pueblo, que somos un gobierno del pueblo, vamos a hacer una medida que vaya a dañar la economía, la propiedad de nuestras hermanas de nuestros hermanos? No, están locos”, dijo Arce.

Si bien en varias regiones se registraron choques entre manifestantes y la policía, la jornada más violenta ocurrió en Potosí, al sur del país, donde las autoridades confirmaron una persona muerta, más de 60 heridos y varios detenidos.

Los sectores movilizados denunciaron un excesivo uso de la fuerza policial tras difundirse imágenes captadas por ciudadanos.

El presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Rómulo Calvo, pidió que se garantice el derecho a la protesta.

“Han estado golpeando a las personas inválidas, a las mujeres, a los niños, es lamentable”, dijo el dirigente.

Ante el creciente conflicto la Defensora del Pueblo, Nadia Cruz convocó al diálogo.

“Tomando en cuenta esta escalada de violencia se ha realizado ya una convocatoria para abrir una mesa de diálogo”.

Organizaciones sociales afines al gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) anunciaron que defenderán la gestión del presidente Arce, mientras los sectores movilizados advirtieron que masificarán las protestas hasta que se anule la polémica ley.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here