SAN JOSÉ – El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, instó a los gobiernos centroamericanos a hacer más para ayudar a contener la inmigración ilegal y expresó su preocupación por el estado de la democracia y los derechos humanos durante una visita a la región.

En una rueda de prensa en la capital costarricense el martes, Blinken respondió a una pregunta de la Voz de América que Estados Unidos sigue comprometido y para ello “ha aumentado la asistencia que estamos brindando para ayudar a cuidar y atender las necesidades de los desplazados forzosos, que son migrantes irregulares”, en alusión a inmigrantes de Venezuela y Nicaragua que llegan a países de la región, como Costa Rica.

Al inicio de su visita de dos días a Costa Rica, Blinken sostuvo un encuentro con el presidente Carlos Alvarado Quesada, con quien abordó temas relacionados a los procesos de integración y comercio, así como la lucha contra la pandemia.

Luego del encuentro, el secretario de Estado ofreció una conferencia de prensa en la que hizo énfasis en que es fundamental que los países de la región garanticen una “buena gobernanza”.

Blinken lamentó que “la democracia y los derechos humanos” se vean socavados en muchas partes de la región y, aunque no mencionó a ningún país, sí hizo referencia a situaciones que se replican en los países del Triángulo Norte y Nicaragua.

“Vemos esto en la erogación de la independencia judicial, las medidas represivas sobre medios independientes y ONG’s, la prohibición de la oposición política (…) y el sofocamiento de las labores contra la corrupción”, afirmó.

 “Tenemos la responsabilidad compartida de enfrentar los desafíos de la migración irregular”

Antony Blinken, secretario de Estado de EE. UU.

En respuesta a la VOA sobre las posibles implicaciones de las sanciones a países como Venezuela y Nicaragua de parte de Washington, Blinken afirmó: “Con respecto a las sanciones, algunas cosas son importantes. Las sanciones tienen un propósito y es promover la rendición de cuentas de quienes cometen abusos contra los derechos humanos, corrupción o socavan la democracia. Y, lamentablemente, eso es exactamente lo que hemos visto tanto en Venezuela como en Nicaragua”, afirmó.

A su vez dijo que las sanciones están “en línea con los valores estadounidenses”.

“Siempre ha sido claro y siempre hemos dicho que las sanciones no son permanentes. Tienen la intención de generar cambios positivos en el comportamiento y las acciones de un gobierno y – o individuos, y la eliminación de las sanciones siempre está disponible para los individuos y entidades o gobiernos que toman acciones significativas para restaurar el orden democrático, para negarse a tomar participar en abusos contra los derechos humanos, denunciar abusos cometidos por las autoridades, etcétera”, aclaró Blinken.

El secretario de Estado reiteró que “las sanciones  -cuando se trata, por ejemplo, de Venezuela-, apuntan a los responsables de los abusos. También tienen excepciones muy claras para garantizar que la asistencia humanitaria y otras formas de asistencia y ayuda puedan continuar incluso si las sanciones se centran en los responsables de socavar los derechos humanos y la democracia”.

Al concluir su respuesta a la consulta de la VOA, Blinken señaló: “Creo que la respuesta más importante a la pregunta cuando se trata del sufrimiento de los venezolanos o nicaragüenses es que los gobiernos hagan lo correcto y aborden realmente las preocupaciones de su gente y apoyen la democracia, los derechos humanos y los valores que todos estos países suscribieron, incluida la Carta Interamericana para la Democracia. Esa es la respuesta”.

“La frontera no está abierta”: Blinken

Previo a su encuentro con los cancilleres de los Estados miembro del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), entre los que se confirmó la participación de Nicaragua, Blinken aclaró que la “migración irregular” es un tema central que afecta  a todos los países de la región.

“Tenemos la responsabilidad compartida de enfrentar los desafíos de la migración irregular”, explicó, para luego reafirmar el hecho de que la frontera estadounidense “no está abierta”, y que la Administración Biden está trabajando para fortalecer el sistema de inmigración legal, “para tratar de manera efectiva y humana a quienes buscan asilo”.

La primera visita a Latinoamérica, del secretario de Estado, se produce en medio de un aumento sin precedentes de la llegada de migrantes provenientes de Centroamérica a la frontera sur de Estados Unidos.

Blinken, tiene previsto sostener un encuentro privado con funcionarios mexicanos, con quienes abordará temas relacionados a la “democracia y seguridad”, según ha informado la cartera de Exteriores estadounidense.

Temas como el crecimiento económico de la región, la protección al medioambiente y el combate a la pandemia del COVID-19, también serán prioritarios en la agenda del jefe de la diplomacia de EE.UU.

Una nota de prensa emitida por el Departamento de Estado, señala que la visita de Blinken forma parte fundamental de la estrategia de “colaboración integral [de la Administración Biden] que incluye un plan multianual de 4.000 millones de dólares estadounidenses para abordar las causas fundamentales de la migración irregular en Norteamérica y Centroamérica”.

La embajada de EE.UU. en Costa Rica retuiteó un video emitido por el Departamento de Estado en el que la subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental, Julie Chung, explicaba que el viaje también busca el fortalecimiento de las relaciones entre el país centroamericano y Estados Unidos.

Chung, además dijo que el encuentro entre el máximo jefe de la diplomacia estadounidense y los cancilleres es posible gracias a que Costa Rica, quien ejerce la presidencia pro tempore del organismo, organizó una “consulta regional” especialmente para esta visita.

De acuerdo con Chung el encuentro es una gran oportunidad para encontrar soluciones regionales y “profundizar en un enfoque colaborativo” que aborde los desafíos migratorios, así como los relacionados a la criminalidad trasnacional y el narcotráfico en Centroamérica.

Previo a su visita a Costa Rica, Blinken elogió a dicho país, que acaba de unirse a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Exiliados nicaragüenses en Costa Rica se manifiestan

Previo a la llegada del secretario de Estado a Costa Rica, un grupo de exiliados nicaragüenses en ese país se congregaron frente a casa presidencial para hacerle llegar el mensaje a Blinken de que “Nicaragua no quiere ir a elecciones con criminales”.

“Estamos denunciando que el pueblo de Nicaragua sigue en asedio, sigue bajo represión, nos siguen matando”, denunciaba una manifestante, quien dijo era parte de las Madres de Abril, quienes sus hijos fueron asesinados por el gobierno de Daniel Ortega.

El pasado mes de mayo, tras una reforma electoral, se convocaron elecciones presidenciales para el próximo 7 de noviembre, unos comicios, donde se definirá el presidente, vicepresidente y diputados para los próximos cinco años, pero que son rechazados por la oposición y buena parte de la comunidad internacional por considerar que no se dan las condiciones para unas elecciones “libres y genuinas”.

* Con la colaboración de Armando Gómez y Lenny Castro.

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here