GINEBRA – La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, emitió una advertencia sobre el uso indebido de la tecnología de vigilancia a raíz de informes de que se utilizó software espía para piratear teléfonos inteligentes de activistas de derechos humanos, ejecutivos de empresas y periodistas.

Aún no está claro hasta qué punto el software espía Pegasus desarrollado y vendido por la empresa israelí NSO Group se ha utilizado para espiar a periodistas, defensores de los derechos humanos, políticos de la oposición y otros. Pero Bachelet encuentra que las revelaciones de que los teléfonos de unas 50.000 personas fueron pirateados son extremadamente alarmantes.

La expresidenta chilena considera que el uso ilegítimo de estas herramientas podría socavar los derechos humanos de las personas y subvertir las sociedades democráticas.

El portavoz del alto comisionado, Rupert Colville, calificó la información como tremendamente inquietante y señaló que puede ser solo la punta del iceberg. Le recalcó a la Voz de América que las personas cuyos teléfonos fueron pirateados no son terroristas ni criminales del Estado Islámico. Recordó que son periodistas, activistas de derechos humanos y otras personas involucradas en actividades legítimas.

“Da mucho miedo. El potencial es muy severo y creo que es una llamada de atención para todos de que tenemos que hacer algo al respecto. Necesitamos encontrar alguna forma de controlar esto. Volver a poner este genio en la botella porque es potencialmente muy intrusivo y muy peligroso en algunos casos para muchos de nosotros ”, dijo Colville.

En un comunicado, Bachelet expresó sus dudas sobre el uso de estas herramientas de vigilancia profundamente intrusivas. Dijo que solo se pueden justificar acciones así en casos de investigaciones por delitos serios y amenazas graves a la seguridad.

Opinó que, si las recientes acusaciones sobre el uso del software espía son parcialmente ciertas, entonces esa línea roja se ha cruzado una y otra vez con total impunidad.

Colville dijo que, según los informes, las herramientas de vigilancia se han utilizado para arrestar, intimidar e incluso matar a periodistas y defensores de los derechos humanos. Advirtió que el potencial de abuso del software Pegasus es enorme y muy peligroso.

“Puedes conseguir gente que simplemente está espiando a cualquier político, a cualquier tipo de oposición para mantenerse en el poder. Y eso, por supuesto, es quizás lo más alarmante en general. Puede usarse para subvertir la democracia, para subvertir todo tipo de derechos humanos: libertad de expresión, libertad de opinión, derecho a la privacidad y, en casos extremos, derecho a la vida ”, dijo Colville.

Bachelet afirmó que las empresas que desarrollan y distribuyen tecnologías de vigilancia son responsables de evitar daños a los derechos humanos. Dijo que deben tomar medidas inmediatas para mitigar y remediar los daños causados por sus productos.

Bachelet consideró que los países deben promulgar leyes para que las empresas sean legalmente responsables del uso ilegítimo de su tecnología. Agregó que se deben implementar urgentemente medidas para regular mejor la venta, transferencia y uso de tecnología de vigilancia para garantizar que cumpla con las leyes de derechos humanos.

Redacciòn: Voz de Amèrica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here